Salud

¿Por qué es tan difícil detectar el cáncer de páncreas?

Cáncer de páncreas. En el mundo es el séptimo cáncer causante de muerte, a menudo se diagnostica cuando es demasiado tarde y todavía no existen pruebas eficaces para el diagnóstico oportuno.

En promedio, 100.000 personas mueren al año en España a causa del cáncer. El mayor número de diagnósticos se debe al cáncer de próstata, seguido del cáncer de colón, el cáncer de pulmón y el cáncer de páncreas. La incidencia de esta última es de alrededor de 6.868 casos al año en España-, pero es difícil de diagnosticar a tiempo, y por esta razón se encuentra entre las principales causas de muerte por cáncer.

Alrededor del 75 por ciento de los pacientes diagnosticados con cáncer de páncreas mueren en el plazo de un año después del diagnóstico, y sólo uno de cada diez puede sobrevivir durante cinco o más años. Los oncólogos llevan mucho tiempo buscando nuevas soluciones para mejorar el diagnóstico del cáncer de páncreas, pero hasta ahora con poco progreso.

¿Qué es el páncreas?

El páncreas es una glándula del sistema digestivo y tiene la función de producir tres sustancias: insulina y glucagón, que regulan la concentración de azúcar (glucosa) en la sangre, y jugo pancreático, que contribuye a los procesos de digestión en el intestino delgado. Aunque pequeño en tamaño, con una anchura máxima de unos 13 cm, desempeña un papel esencial en la regulación del metabolismo y el buen funcionamiento del cuerpo.

Cáncer de páncreas

Los mecanismos que causan el cáncer de páncreas aún no están completamente claros y, en consecuencia, también las formas de prevenirlo. Los principales factores de riesgo conocidos son el tabaquismo, la obesidad y la diabetes tipo 2. Hasta la fecha, no existen sistemas de diagnóstico precoz, como es el caso de otros tipos de cáncer, por ejemplo, a través de mamografías y colonoscopias.

El cáncer de páncreas casi siempre se descubre por casualidad, mientras que se realizan pruebas de diagnóstico para comprender la causa de otros trastornos. Cuando los síntomas ocurren debido a este tipo de cáncer, significa que la enfermedad generalmente se ha propagado a otras partes del cuerpo. En estos casos, la extirpación quirúrgica del tumor puede no ser suficiente, o puede resultar inútil en el caso de su propagación a otros órganos.

Diagnóstico del cáncer de páncreas

Hasta la fecha, no existe una herramienta o protocolo de diagnóstico para el reconocimiento del cáncer de páncreas, lo que permite identificarlo en una fase temprana e intervenir antes de que sea demasiado tarde. La posibilidad de hacerlo se considera totalmente insuficiente en personas que no presentan síntomas, incluso si se considera que están en riesgo, por ejemplo, debido a su familiaridad con la enfermedad (parientes que han sufrido el mismo problema). En los últimos años, algunas investigaciones se han centrado en encontrar pistas (marcadores) particulares en la sangre, que podrían permitir la detección temprana del cáncer de páncreas. Sin embargo, los estudios realizados hasta ahora no han dado muchos resultados y no existen pruebas fiables.

La posición del páncreas en el cuerpo no ayuda mucho. Se encuentra detrás del estómago y está rodeado por el bazo, el hígado y el intestino delgado. En sus primeras etapas, el cáncer de páncreas no presenta ningún síntoma en particular, y siendo bastante raro, no es una prioridad en las investigaciones clínicas. Cuando se presentan, los síntomas son bastante generales: reducción del apetito, dificultad para digerir, adelgazamiento, dolor que se irradia a la espalda. Estos son los mismos síntomas de docenas de otras enfermedades que afectan al sistema digestivo, y no es fácil aislar las causas.

Los precursores

La mayoría de los cánceres de páncreas se desarrollan como resultado de una neoplasia pancreática intraepitelial (PanIN), que en sus primeras etapas tiene un diámetro promedio de sólo 5 mm, visible sólo bajo el microscopio. No hay manera de identificarla con una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Otras lesiones que conducen al cáncer de páncreas son más evidentes, pero no hay manera con las tecnologías actuales para distinguir un precursor de cáncer de una lesión inofensiva. Y esto no es poca cosa: la eliminación de una lesión inofensiva es, en el mejor de los casos, una operación inútil; en el peor de los casos, puede provocar más daños y complicaciones.

Recientemente, las investigaciones han demostrado que el cáncer de páncreas se propaga con bastante rapidez. Algunos tipos de cáncer de páncreas llegan a los vasos que irradian al hígado, produciendo metástasis extensas. Según los investigadores, esto podría explicar por qué en promedio sólo uno de cada diez pacientes de cáncer de páncreas tiene un tumor localizado que aún no está extendido.

Las estimaciones sugieren que el diagnóstico precoz aumenta la probabilidad de sobrevivir al cáncer de páncreas en seis veces. Por este motivo, los centros de investigación y las asociaciones que se ocupan de la oncología están presionando a las empresas farmacéuticas, y no solamente, para que desarrollen nuevas pruebas no invasivas para el diagnóstico, empezando por las de la sangre en busca de marcadores particulares.

 

También puedes leer: Cáncer de colon: 3 síntomas que deben alertarte

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *