Actualidad

¿Por qué Japón verterá al mar agua tratada de la central nuclear de Fukushima?

El gobierno de Japón ha decidido verter el agua contaminada de la planta de refrigeración de Fukushima en el mar. Esta elección ha causado mucha preocupación en los habitantes, sobre todo en la comunidad pesquera, ya que se cree que el líquido contaminado puede generar efectos secundarios en los peces.

La comunidad pesquera de la región, desde hace años se ha visto considerablemente afectada por la inactividad que han tenido los peces. Además, tienen miedo de que su imagen quede en el olvido, puesto que la población teme consumir pescados que se encuentren contaminados. Sin embargo, gracias a los sistemas de tratamiento de agua contaminada, los índices de contaminación del medio ambiente son insignificantes, ya que cualquier tipo de sustancia que se eche al mar implicaría cantidades de radiactividad por debajo a la media a la que están expuestos los nativos del país.

Agua radioactiva.

El agua debe ser cambiada con regularidad, puesto lleva grandes cantidades de cloro. En el momento en el que sale del reactor, lleva muchos productos de fisión, lo que hace que su nivel de contaminación sea alto. Por ello, antes de verterlo hay que purificar el líquido muy bien, motivo por el que es tratada con un sistema de purificación con el fin de eliminar toda sustancia química excepto el tritio porque es químicamente hidrógeno y no puede ser separado.

Por qué el agua de Fukushima no representa un peligro.

En agosto de 2011 se creó una planta para tratar el agua contaminada. Con una combinación de tecnologías francesas, estadounidenses y japonesas, se consiguió reducir la contaminación por cesio de 55.000 kBq/l a 5,5 kBq/l (1 kBq = 1000 desintegraciones por segundo). A esto se sumó un segundo sistema, denominado ALPS (advanced Liquid Processing System), capaz de eliminar todos los contaminantes, situándolos por debajo de los límites legales. El ALPS no puede eliminar el tritio, que, al ser químicamente hidrógeno, es indistinguible de éste y no puede ser procesado.

Ahora bien, un átomo de tritio genera una beta de 19 keV, por lo que se infiere que los emisores beta son menos activos. El plátano genera un gamma de 1461 keV o un beta de 1312 keV. De igual forma, también necesitamos saber cuántas tenemos, ya que la energía de una sola descomposición no tiene mucho valor.

La legislación nuclear es distinta en muchos continentes.

Para adquirir agua potable vamos desde el límite de la OMS de 10.000 Bq/l, al límite europeo de 100 Bq/l y al italiano de 100 Bq/l, y luego el límite australiano de 76.106 Bq/l. Si diluimos el agua de Fukushima sería potable para muchas legislaciones mundiales, ya que sale del ALPS con un modesto factor de dilución, sería potable para muchas legislaciones mundiales.

Pero ¿Por qué no optaron por otras opciones?

la Sociedad de Energía Atómica de Japón, en septiembre de 2013 dio la opción de diluir en el mar el agua tritiada, por lo tanto, había que echarla en el mar con una concentración legal de vertido de 60.000 Bq/l, para asegurarse de que los niveles de tritio no superaran los 10 Bq/l de fondo. Desde la perspectiva operativa, el agua cruzará por sistemas de depuración, se disolverá con anticipación y se verterá al mar de manera que no se generen altas concentraciones locales.

Publicaciones relacionadas