¿Por qué la carne picada se vuelve color marrón? No es lo que piensas

¿Cuántas veces hemos abierto el refrigerador y descubierto que la carne que compramos para preparar una salsa boloñesa o unas hamburguesas ha cambiado de aspecto? Pero ¿alguna vez te has preguntado qué significa cuando la carne picada se vuelve marrón? No te preocupes… no es necesariamente un desperdicio de comida (y dinero). ¿No nos crees? Veamos por qué.

Es más que normal que la carne picada cambie de color debido a la falta de oxígeno que sufre en las bandejas que muchas veces son guardadas en el refrigerador. Este es el motivo principal por el que la carne pierde su color rojo y comienza a convertirse en un producto de color marrón. Cabe resaltar que este cambio también ocurre cuando la carne se mantiene expuesta a la luz o a temperatura ambiente durante demasiado tiempo.

Es cierto que el tono natural de la carne fresca es de un color rojo brillante muy atractivo, pero puede que tenga algunos puntos color marrón en medio, debido a que la carne picada muchas veces se compone de diferentes partes de la vaca. La mayoría de este tipo de carne irá cambiando al tono marrón mientras más tiempo se guarde o se encuentre a temperatura ambiente o al calor. Pero si han pasado varios días y toda la carne es de color marrón y tiene un olor poco saludable, será mejor desecharla, ya que no se encuentra apta para su consumo. Además, la carne picada preenvasada desarrolla un color marrón en el centro debido a que el oxígeno no alcanza a llegar a cubrir todo el producto.

Entonces ¿Podemos consumir la carne picada de color marrón sin ningún problema?

La respuesta se encuentra en un término medio y depende de algunos factores. En primer lugar, debes saber que un simple cambio de color no significa necesariamente que la carne se haya estropeado, pero si es la primera señal para empezar a tomar medidas especiales. Ten en cuenta que, si vas a comprar la carne molida en paquetes plásticos, es mejor comprobar la fecha de caducidad antes de llevar la carne. Si no ha pasado de su fecha, entonces es muy probable que se encuentre en buen estado y el color marrón se deba al poco oxígeno al que se ha visto expuesta.

El otro signo importante es el olor. Si la carne comienza a oler mal no dudes en tirarla, ya que se encuentra en estado de descomposición. Pero, si la carne es de color marrón, pero el olor sigue siendo bueno, puede comprobar su estado preparándola y viendo cómo evoluciona durante la cocción.