Tecnología

Por qué las baterías de los coches eléctricos pierden autonomía en invierno

El invierno trae consigo bajas temperaturas que afectan tanto a los seres humanos como a las máquinas. Y, precisamente, las baterías de los coches eléctricos no escapan a estos efectos y también sufren en las condiciones invernales. 

Los coches eléctricos, víctimas del frío y el invierno

Todas los coches, ya sean de combustión interna o eléctricos, pierden rendimiento cuando las temperaturas descienden por debajo de 0 °C. Sin embargo, los más afectados por las condiciones climáticas invernales son los coches eléctricos.

Los efectos del frío en el rendimiento de las baterías

El frío afecta principalmente a la batería del coche eléctrico, ya que esta funciona de manera óptima entre 0 °C y 45 °C. Más allá de este rango de temperatura, tanto la autonomía como la capacidad de carga de la batería se ven reducidas. Además, la vida útil de las baterías de los coches eléctricos también puede verse afectada.

Las principales causas

La tecnología de iones de litio

La batería de iones de litio produce energía a través de reacciones electroquímicas. Cuando hace frío, los electrones Li+ no se desplazan correctamente en el electrolito, lo que afecta tanto a la potencia de descarga como a la carga de la batería. En resumen, la batería tardará más tiempo en cargarse cuando esté enchufada. Además, durante la conducción, el vehículo eléctrico se descarga más rápidamente, ya que la batería proporciona muy poca energía. Por lo tanto, es posible que haya una pérdida de autonomía en invierno que oscile entre el 20% y el 50%.

Algunos fabricantes de automóviles advierten a los usuarios sobre los efectos desastrosos del frío en la batería. Por ejemplo, en los manuales de uso de los modelos de BMW se menciona que el sistema de recuperación de energía puede ser ineficiente cuando las temperaturas son demasiado bajas o demasiado altas. Nissan también señala que la batería, sometida a una temperatura extremadamente baja de -25 °C, puede congelarse y no suministrar la energía necesaria al motor eléctrico.

Además, se han realizado pruebas que confirman el cambio en el comportamiento de las baterías de iones de litio en situaciones extremas. Por ejemplo, se llevó a cabo un estudio en 2020 por la Federación Noruega de Automóviles (NAF) en 20 modelos eléctricos. Los coches fueron sometidos a duras pruebas en Noruega, donde las temperaturas oscilaban entre -6 °C y +3 °C. La pérdida de autonomía se evaluó en comparación con la autonomía homologada en el ciclo WLTP.

Por ejemplo, el Tesla Model S registró una pérdida de autonomía del 26%, mientras que el Audi e-tron 55 perdió aproximadamente el 14% de su autonomía. En cuanto al Nissan Leaf, perdió alrededor del 23% de su autonomía.

El uso intensivo de la calefacción

La calefacción es sin duda una comodidad, pero también consume mucha energía que debe ser controlada. Según la organización American Automobile Association (AAA), los vehículos eléctricos pierden en promedio un 41% de su autonomía cuando la calefacción está encendida a -6 °C. Este hecho se estudió durante pruebas en 5 modelos de vehículos eléctricos: Volkswagen e-Golf, BMW i3s, Nissan Leaf, Chevrolet Bolt y Tesla Model S 75D.

Ahora que conoces las principales razones de la disminución de la autonomía de los coches eléctricos, ¡descubre nuestros consejos para preservarla!

Consejos para limitar la pérdida de autonomía en invierno

Con el fin de preservar la autonomía de tu coche eléctrico en invierno, aquí tienes algunos consejos sencillos a tener en cuenta.

Adoptar una conducción suave

La conducción suave es beneficiosa en todos los aspectos, incluyendo la preservación de la autonomía. La práctica de la conducción eficiente consiste en acelerar suavemente y frenar sin brusquedad. En cualquier caso, la anticipación es la mejor manera de adoptar una conducción fluida.

Verificar la presión de los neumáticos

El frío puede afectar la presión de los neumáticos, lo que a su vez puede afectar la eficiencia y el alcance del coche eléctrico. Por lo tanto, es importante verificar regularmente la presión de los neumáticos y asegurarse de que estén inflados correctamente.

Utilizar el coche al final de una carga

Siempre es mejor utilizar el coche eléctrico cuando la batería está completamente cargada. Esto permite aprovechar al máximo la energía disponible y optimizar la autonomía.

Mantener al menos un 20% de autonomía

Es recomendable no dejar que la batería de tu coche eléctrico se descargue por completo. Mantener al menos un 20% de autonomía te brinda un margen de seguridad en caso de imprevistos o necesidad de prolongar el viaje.

Precalentar el coche antes de salir

Precalentar el coche eléctrico antes de salir es una buena práctica para optimizar la autonomía en invierno. Esto se puede hacer utilizando la función de preacondicionamiento del vehículo, que permite calentar el habitáculo antes de iniciar el viaje.

Priorizar la calefacción de los asientos o el volante durante la conducción

Durante la conducción, es recomendable priorizar la calefacción de los asientos o el volante en lugar de utilizar la calefacción tradicional del vehículo. Esto permite mantener una temperatura agradable en el habitáculo sin consumir demasiada energía de la batería.

Proteger el coche del frío

Cuando el coche está estacionado, es importante protegerlo del frío extremo. Esto se puede hacer estacionándolo en un garaje o utilizando una cubierta especial para protegerlo de las bajas temperaturas.

Lo esencial que debes recordar

En resumen, el frío afecta la autonomía de los coches eléctricos debido a las limitaciones de rendimiento de las baterías en estas condiciones. Sin embargo, existen consejos y prácticas que puedes seguir para minimizar la pérdida de autonomía en invierno. Adoptar una conducción suave, verificar la presión de los neumáticos, utilizar el coche al final de una carga, mantener un porcentaje mínimo de autonomía, precalentar el coche antes de salir, priorizar la calefacción de los asientos o el volante durante la conducción y proteger el coche del frío son algunas de las medidas que puedes tomar.

Recuerda que cada modelo de coche eléctrico puede tener un comportamiento diferente en invierno, por lo que es importante consultar el manual de usuario y seguir las recomendaciones del fabricante. Con un buen mantenimiento y una conducción consciente, podrás disfrutar de tu coche eléctrico incluso en las condiciones más frías del invierno.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Lidia Baldomero