¿Por qué las botellas de vino son de 750 ml y no de litro?

El vino siempre se ha vendido en presentaciones de 750ml ¿Por qué sucede esto? ¿Acaso hay alguna razón que lo justifique o se trata de una elección aleatoria que se ha mantenido con el paso del tiempo? Hoy te contamos la historia.

Las leyendas urbanas sobre esta cuestión son variadas y se trata de una pregunta que mucha gente se hace y que algunas personas teorizan que el vino en botellas más pequeñas puede conservarse mejor. Pero ¿Es esta la verdadera razón? ¿Por qué esta medida se convirtió en el estándar para las botellas de vino? Lo cierto es que no existe una única respuesta y probablemente sean muchos los factores que han determinado a los 750 ml como el tamaño estándar de una botella de vino.

Veamos algunas de las teorías que se han formulado a través del tiempo.

El tamaño de las botellas de vino ha generado muchas teorías sobre su origen, una de las más populares está relacionada con la capacidad pulmonar de la época. En aquel entonces, los sopladores de vino no tenían la capacidad suficiente para hacer botellas de vidrio con una capacidad de 1 litro, sólo hasta 65 o 75 cl. Este sería el motivo por el que se decidió elegir la botella de mayor capacidad, la de 75 cl. y se mantendría hasta la actualidad como una especie de tradición.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Otra hipótesis dice que el principal motivo es la cantidad de vino. Esto se dice especialmente porque una botella de 750ml contiene la cantidad exacta para llenar 6 vasos de 125ml de vino.

Existe otra teoría que señala que el tamaño de las botellas de 75 cl. es ideal para el transporte dentro de cajas de madera protectora en las que se mueven los envíos de vino.

Sin embargo, la que más fuerza tiene viene directamente de los productores del pasado. Históricamente, los mayores productores de vino siempre han sido los franceses, mientras que los mayores compradores son los ingleses. En aquel entonces la unidad de medida era diferente, para los ingleses un galón equivalía a 4,54 litros y con el fin de facilitar las conversiones en aquel entonces, se decidió transportar el vino en barriles de 225 litros, equivalente a 50 galones o unas 300 botellas de 750 ml. De esta forma, realizar el conteo era más simple para los productores, los cuales eligieron un barril que equivalía a 50 galones o 300 botellas. Por lo que un galón era equivalente a 6 botellas y se mantendría hasta la actualidad, en que las cajas de vino suelen llegar con 6 o 12 botellas.