¿Por qué las puertas de los baños públicos no llegan hasta el suelo?

Aunque no a todas las personas les agrade utilizar baños públicos, especialmente en estos momentos de Coronavirus, no podemos descartar la posibilidad de tener que usarlos, debido a que son lugares que ayudan a cubrir necesidades urgentes cuando se está fuera de casa.

En este artículo te explicaremos las razones por las que las puertas de los servicios no suelen llegar hasta el suelo.

¿Por qué las puertas de los baños públicos son diseñadas más cortas de lo usual?

Son varias las razones por las cuales estas puertas son más cortas, pero la principal es por seguridad. Si una persona, por ejemplo, se enferma mientras está encerrada en un baño público, no hay peligro de que alguien no se dé cuenta y de esta forma se pueda dar aviso a los rescatistas.

Entre las razones también hay otra relacionada con la seguridad y tiene que ver con el bloqueo de la cerradura. Al no llegar las puertas al suelo se está permitiendo que sea un medio de escape, algo fundamental especialmente para aquellos que son claustrofóbicos.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Asimismo, estos diseños se presentan por razones más prácticas, dado que te permite ver si hay alguien dentro y evitar de esta forma la vergüenza de abrir la puerta y encontrar a alguien allí.

Teniendo en cuenta que este tipo de puertas ofrecen poca privacidad, esto hace que las personas pasen menos tiempo en el baño. Además, si no cuenta con papel higiénico disponible, puede pedirlo sin tener que abrir la puerta. Otro gran motivo de estos diseños es que facilitan la limpieza y el secado al personal de aseo.

Igualmente, este tipo de puertas favorecen la eliminación rápida de los malos olores y son más económicas que las puertas normales, también en algunos casos son más ecológicas.

Por último, pero no menos importante, una puerta que no llega hasta el suelo desalienta malos usos del servicio, como el consumo de drogas, los actos sexuales y otras conductas inapropiadas que precisen de privacidad y que no se harían en público.