¿Por qué los hombres no encuentran las cosas? La ciencia explica por qué

Es bien sabido por todos, pero especialmente por las mujeres, que a los hombres les cuesta más encontrar lo que buscan en casa. He aquí la razón.

Es algo que a todos nos pasa, y pese a que parece que es más marcado en los hombres, olvidar donde dejamos las cosas es algo que nos sucede a todos. Pero ¿Por qué sucede esto? ¿Qué hace que olvidemos las cosas, aunque estemos en nuestra propia casa? La ciencia ha revelado algunos motivos que pueden ser responsables de que esto suceda.

Lo más curioso de todo es que sucede con mucha frecuencia, ya que solo en una habitación podemos perder todo tipo de cosas, desde calcetines, llaves, billeteras, documentos, dinero y mucho más. El truco para solucionar estas pérdidas consiste en mantener la paciencia y buscar en calma. P

ara el caso de los hombres, existe una razón por la que no encuentran las cosas, mientras que las mujeres pueden hacerlo con mucha más facilidad y en ocasiones solo les toma segundos, y no, no tiene nada que ver con la pereza.

Según la información del estudio, las mujeres tienen la capacidad de ver con buena precisión hasta 45° a partir del centro de su campo de visión y, en algunos casos especiales, desarrollan una visión de hasta 180°, a diferencia de los hombres, los cuales ya empiezan a ver mal desde los 45°. Por lo tanto, vamos a suponer por un momento que los dos sexos cuentan con un tipo de «visión periférica» diferente. ¿Qué significa esto? En pocas palabras, significa que los hombres y mujeres tienen percepciones diferentes de las formas, los colores y los movimientos de los objetos que ven dentro del radio de los ojos.

Según la ciencia, los orígenes de esta distinción podrían venir de los hábitos de vida que teníamos desde la prehistoria y en la organización de los primeros asentamientos de humanos. Los roles asignados y la vida cotidiana llevaron a los dos sexos a desarrollar capacidades diferentes con el fin de poder desempeñar sus funciones y tareas. Las mujeres, las cuales estuvieron dedicadas principalmente a la recolección de alimentos como frutas y verduras, habrían desarrollado una capacidad visual más amplia y exacta para poder elegir los mejores alimentos, y los hombres, dedicados a la caza, habrían aprendido a apuntar frontalmente a sus presas, por lo que desarrollarían la capacidad de centrar su atención en un objeto a la vez.

Por esta designación de roles, actualmente tenemos este tipo de problemas, especialmente los hombres, los cuales tienen que centrarse en encontrar las cosas una a la vez. A partir de ahora, piensa un poco antes de quejarte cuando tu pareja no encuentre las cosas que tú puedes ver con facilidad o viceversa, ya que el ambiente no tiene el mismo significado para las mujeres que para los hombres. En términos claros, los hombres tienen una «visión de túnel» más nítida a larga distancia, lo que les permite observar un objeto en la distancia con un mejor enfoque, a diferencia de las mujeres que tienen un enfoque mucho más amplio y espacial.