¿Por qué no tienes que enfermarte de Covid-19 incluso si eres joven y sano?

Aunque la tasa de mortalidad por infecciones de covid-19 es menor en jóvenes, las personas entre los 30 y 40 años de edad corren mayores riesgos de sufrir consecuencias crónicas o letales a largo plazo por culpa de la infección viral.

Una de las pocas cosas confirmadas que tenemos sobre el covid-19 es que con la edad aumentan las posibilidades de complicaciones severas o letales propias de la enfermedad. Un joven de 25 años pasando por la infección corre aproximadamente 250 veces menos riesgo de morir por culpa del virus que una persona de 85 años, y personas por debajo de los 35 años tienen una tasa de mortalidad media por culpa de la infección de covid-19.

Estos informes podrían dar la ilusión de que la edad en los jóvenes es una especie de «escudo protector» contra las consecuencias más letales de la enfermedad. Pero, las probabilidades de muerte no son el único factor a tener en cuenta, ya que también existe el riesgo de complicaciones a largo plazo por culpa de la infección, las cuales pueden suceder en la mayoría de casos después de superar la fase más complicada de la infección.

Daños irreparables a los órganos y tejidos.

Varias investigaciones han hecho mucho hincapié en cuán alta es la probabilidad de ser infectado. Sin embargo, muchos han ignorado algo fundamental: ¿qué pasa cuando se está pasando por la infección? El covid-19 puede dar lugar a un conjunto de complicaciones en la salud que también pueden afectar a los jóvenes, dejando cierta predisposición a padecerla en ese grupo de edad.

Algunos estudios sobre pacientes asintomáticos revelaron que más de la mitad presentaban anomalías pulmonares por culpa del Covid-19, además, 1 de cada 5 pacientes asintomáticos positivos desarrollaron un daño cardíaco relacionado con la infección. Incluso en las formas más controladas de la enfermedad, se encontraron cambios patológicos a nivel neuronal, pero, no se ha aclarado si se debe a la infección de SARS-CoV-2 o a la respuesta inmunológica ante el patógeno.

Teniendo en cuenta algunos síntomas clave de la infección, como la pérdida del gusto, del olfato, desorientación y los mareos, está claro que hay una implicación en el funcionamiento del sistema nervioso por el Covid-19. Luego están los pacientes de larga duración que continúan mostrando síntomas varios meses después de superar la infección inicial, generalmente con resultados serológicos negativos.

Según un estudio realizado en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, en la mayoría de casos, los pacientes con síntomas de larga duración son mujeres sin problemas de salud previos, con una edad media de 44 años, y para el caso de los hombres, alrededor de los 30 años el 1,2% necesita ser hospitalizado dejando consecuencias crónicas a largo plazo para la salud.

Al recopilar todos estos datos, se puede señalar que la probabilidad de que un varón de 30 años pueda desarrollar consecuencias en su salud a largo plazo después de contraer la covid-19 es muy alta. Esto sí solo consideramos los riesgos de los pacientes que han sido hospitalizados.

¿De qué consecuencias estamos hablando?

El SARS-CoV-2 se conoce desde hace poco tiempo como para definir cuáles son sus efectos a mediano y largo plazo. Según Atlantic Howard Forman, Profesor de Salud Pública de la Universidad de Yale: «Sabemos que la hepatitis C puede producir cáncer de hígado, o que el virus del papiloma humano produce cáncer de cuello uterino y que el VIH desencadena algunos tipos de cáncer. Pero, aún no tenemos idea de las consecuencias que puede dejar el Covid-19.”

Toda esta información nos permite concluir que no se deben minimizar las medidas de protección frente al covid-19 y que evitar separar las consecuencias por grupos de edad es un error que puede salir caro, ya que hay consecuencias independientes del grupo de edad que se vea afectado. Es importante tener en cuenta que si bien el covid-19 tiene tratamiento y la tasa de mortalidad ha disminuido mucho, las consecuencias a largo plazo pueden complicar demasiado la calidad de vida y el futuro de muchas personas.