¿Por qué nunca debes meter las sartenes en el lavavajillas?

Muchos no lo saben, pero varios de los utensilios que utilizamos en la cocina no son aptos para lavarlos en el lavavajillas, entre estos se encuentran las sartenes antiadherentes.

Sin duda, el lavavajillas es un artefacto que ha facilitado mucho las tareas del hogar. En lugar de pasar horas en el fregadero quitando manchas y desengrasando ollas y platos, solo debes ponerlos todos en la canasta y dejar que la máquina haga todo el trabajo. Una gran ayuda y comodidad para numerosas familias que ya no pueden vivir sin él. Pero no todo se puede lavar en el lavavajillas, las sartenes antiadherentes son uno de esos objetos que le temen a este electrodoméstico.

Para comprender mejor, expliquemos brevemente cómo es la fabricación de las sartenes

Su parte metálica está recubierta con un material particular llamado teflón, que permite que la comida no se pegue en él. Algo maravilloso para aquellos que anhelan cocinar de manera segura y sin demasiada suciedad.

De tal modo, que este recubrimiento es absolutamente delicado y no tolera las altas temperaturas que podrían comprometer su estabilidad y, desde luego, la seguridad de los alimentos. Por tal razón, las sartenes antiadherentes jamás deben calentarse vacíos y para mezclar alimentos o darle la vuelta a la comida que tengamos ahí, se deben utilizar utensilios que no rayen como madera, plástico o silicona.

Al ser tan delicados, un lavado intenso en el lavavajillas podría dañarlos. La principal causa son las altas temperaturas que produce el aparato durante su proceso de lavado. Además, también encontramos los detergentes utilizados, que generalmente son más agresivos que los tradicionales.

Por ende, la recomendación principal es hacer un pequeño esfuerzo y lavar la sartén a mano con agua corriente. Inclusive en este caso se debe tener mucho cuidado, teniendo presente de usar el lado menos abrasivo de la esponja.

Para finalizar, cuando procedas a guardarlos, coloca uno encima del otro en la cocina y trata de protegerlos con separadores de sartenes, este truco les alargará la vida.