¿Por qué olvidamos nuestros sueños?

Los sueños son la única forma que nuestro cuerpo utiliza para mantener entrenado el cerebro. Existen muchas personas que no recuerdan sus sueños, y es un poco extraño no recordar nada de lo que sucede cada noche. Dormimos un tercio de nuestras vidas y soñamos aproximadamente el 25% de este tiempo.

La mayoría de los sueños ocurren en el ciclo del sueño llamado movimiento ocular rápido o REM. En esta etapa, como su nombre indica, nuestros ojos se mueven, pero el resto del cuerpo permanece completamente paralizado. Puede sonar aterrador, pero el REM te impide hacer realidad los sueños, porque hacerlos realidad podría tener graves consecuencias: caerse de la cama, caminar por la casa, saltar por el balcón, etc.

¿Por qué olvidamos los sueños?

Nosotras las personas somos muy buenas para filtrar la información que no nos interesa.  Si algo no nos llama la atención o no es importante recordarla, no la guardamos. Tratemos de pensar en el flujo de conciencia que tenemos cuando preparamos el desayuno: tenemos todas las posibilidades de no recordar lo que comimos hace dos días, esto es lo que los científicos piensan que sucede cuando olvidamos los sueños.

Los sueños muchas veces son incomprensibles e ilógicos.

La conciencia humana simplemente rechaza estos mensajes, esta es una hipótesis, especialmente para las personas con un sentido analítico altamente desarrollado. Además, es posible que muchas veces olvidemos los sueños que no tienen un esquema bien definido. Consideramos que los pensamientos y preocupaciones de nuestra vida son más importantes de lo que soñamos.

Es cierto que después de despertarnos, permanecemos con ese estado que el sueño ha creado para nosotros, un estado que nos persigue durante varias horas, ya sea un estado de bienestar, miedo, nerviosismo o tensión. Para aquellos que quieren recordar sueños, un truco sería no levantarse inmediatamente de la cama, sino acostarse en un intento de recrear la atmósfera del sueño.