Salud

¿Por qué somos más sensibles al frío a medida que envejecemos?

A medida que envejecemos, es común que las personas mayores experimenten una mayor sensibilidad al frío en comparación con los adultos de mediana edad, la cual puede atribuirse a varios factores, tanto fisiológicos como comportamentales.

Fisiología del envejecimiento y sensibilidad al frío

A medida que envejecemos, nuestro metabolismo se ralentiza y se vuelve menos eficiente para mantener la temperatura corporal ideal de 37°C. En las personas mayores, la temperatura corporal puede disminuir hasta 1°C y alcanzar los 36°C. Esta reducción en la temperatura corporal puede tener diversas causas fisiológicas.

El hipotálamo, una pequeña glándula en el cerebro, es responsable de regular la temperatura corporal. Sin embargo, con el envejecimiento, la eficacia del hipotálamo disminuye, lo que puede conducir a otros trastornos en la regulación de la temperatura.

Además, los vasos sanguíneos tienden a deteriorarse con la edad, lo que dificulta la vasoconstricción, un mecanismo corporal que ayuda a mantener el calor cerca de los órganos vitales, la cual contribuye a una mayor sensación de frío en las extremidades.

La pérdida de masa muscular y grasa también puede afectar la capacidad del cuerpo para mantener el calor. Con el envejecimiento, los músculos y la grasa se reducen, lo que disminuye la capa aislante bajo la piel y aumenta la vulnerabilidad al frío.

Además de estos cambios fisiológicos, ciertos comportamientos y factores pueden agravar la sensibilidad al frío en las personas mayores. La falta de actividad física, una mala alimentación, la deshidratación y la toma de ciertos medicamentos pueden contribuir a una mayor sensación de frío.

Riesgos del frío en las personas mayores

La sensibilidad al frío en las personas mayores puede tener consecuencias graves para su salud. El frío puede aumentar la fatiga y la presión arterial, lo que aumenta el riesgo de sufrir un infarto. Además, el frío puede empeorar las afecciones respiratorias, especialmente en personas con un sistema inmunológico debilitado.

El frío también puede agravar problemas de salud comunes en las personas mayores, como la artritis y los reumatismos, lo que puede causar dolor e incomodidad. La sensibilidad al frío también puede aumentar el riesgo de caídas, ya que el entumecimiento de las extremidades puede dificultar el equilibrio y la movilidad.

Consejos para protegerse del frío

Por suerte, existen varias medidas que las personas mayores pueden tomar para protegerse del frío y minimizar los riesgos asociados.

Mantenerse activo y en movimiento: realizar actividad física regularmente ayuda a mantener el cuerpo en movimiento y genera calor interno. Es importante que las personas mayores se levanten y se muevan con regularidad, incluso si es dentro de casa. Además, salir a caminar al aire libre, siempre bien abrigados, puede ser beneficioso tanto para mantenerse activos como para recibir la exposición necesaria a la luz solar.

Alimentarse adecuadamente: una alimentación equilibrada y rica en nutrientes es fundamental para mantener el metabolismo activo y generar calor interno. Es importante asegurarse de consumir suficientes proteínas, así como incluir sopas calientes en la dieta para obtener fibra y vitaminas adicionales.

Mantenerse hidratado: la hidratación adecuada es esencial para mantener el cuerpo funcionando correctamente. Beber suficiente agua y líquidos calientes, como té o infusiones, puede ayudar a mantener una temperatura corporal óptima.

Vestirse adecuadamente: es importante utilizar ropa adecuada para protegerse del frío, especialmente en las extremidades. Usar calcetines y guantes gruesos puede ayudar a prevenir la pérdida de calor corporal a través de las manos y los pies. Además, elegir materiales cálidos y aislantes, como lana o tejidos técnicos, puede ayudar a mantener el calor.

Asegurar una temperatura adecuada en el hogar: mantener una temperatura ambiente adecuada en el hogar es fundamental para protegerse del frío. Se recomienda mantener las habitaciones entre 20 y 24°C. Utilizar termostatos programables puede ayudar a mantener una temperatura estable y confortable.

Evitar corrientes de aire y ventilar adecuadamente: es importante evitar corrientes de aire frío en el hogar, ya que pueden aumentar la sensación de frío. Al mismo tiempo, es importante ventilar adecuadamente la casa para renovar el aire, pero sin exponerse al frío durante más de 10 minutos al día.

Dormir con ropa de cama adecuada: asegurarse de dormir con ropa de cama adecuada puede ayudar a mantener una temperatura corporal óptima durante la noche. Usar una colcha gruesa o sábanas calentadas con una bolsa de agua caliente puede ser especialmente reconfortante durante los meses más fríos.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira