¿Por qué tengo que correr al baño después de comer?

Sientes la necesidad de correr al baño justo después de comer, con la ilusión de que ya lo has digerido todo. Y sin embargo, no, no lo es, el reflejo gastro-cólico es responsable de esta sensación. En los próximos renglones tendrás una imagen compuesta de la que extraer información.

El reflejo gastro-cólico

Después de comer, el estómago se llena y se desencadena una contracción (o peristaltismo) de los músculos lisos del colon, este proceso puede llamarse «reflejo gastro-cólico» y conducirá a la defecación.

El peristaltismo es un mecanismo completamente fisiológico porque conduce a la defecación, pero puede haber situaciones desfavorables que también implican dolor, diarrea o meteorismo: estamos hablando del intestino irritable, una condición muy común y no una enfermedad.

De hecho, está presente en personas que tienen alterada la motilidad y la sensibilidad intestinal. El estrés y las emociones fuertes también pueden facilitar el malestar.

El reflejo gastro-cólico puede ser influenciado por algunos alimentos: los definidos FODMAPs (Fermentable Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles).

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Para una primera definición, son todos aquellos carbohidratos que no facilitan la absorción intestinal sino que causan un aumento de los gases, síntomas como el meteorismo, el dolor y la distensión abdominal. Y por último, pero no menos importante, la urgencia de ir al baño.

¿Cómo puedes actuar entonces? Evitando los alimentos FODMAPs durante al menos 6-8 semanas y logrando mejoras visibles desde la primera semana.

Ahora se preguntarán qué alimentos son accesibles

La Universidad de Harvard recomienda que consuma estos nutrientes más a menudo:

  • Productos lácteos: leche sin lactosa, leche de arroz, leche de almendras, leche de coco, yogur sin lactosa, quesos duros como el feta y el brie.
  • Fruta: plátanos, arándanos, melones, pomelos, kiwis, limones, naranjas y fresas.
  • Verduras: brotes de bambú, brotes de soja, col china, zanahorias, cebolletas, pepinos, berenjenas, jengibre, lechuga, aceitunas, chirivías, patatas, cebolletas y nabos.
  • Proteínas: carne de vacuno, cerdo, pollo, pescado, huevos y tofu.
  • Nueces/semillas (máximo 10-15 cada una): almendras, cacahuetes, piñones y nueces.
  • Trigo: avena, salvado de avena, salvado de arroz, pasta sin gluten, arroz, maíz, quinoa, arroz blanco, harina de maíz.

También puedes leer: 5 plantas para limpiar su hígado