Cocina, recetas y alimentos

Cómo preparar un delicioso guacamole casero

El guacamole es una salsa mexicana que tiene como ingrediente principal el aguacate: fresca, deliciosa y muy común en verano. A continuación te explicamos cómo preparar esta delicia mexicana.

El guacamole es una salsa de aguacate mexicana, fresca y sabrosa, sin cocción y muy adecuada para una cena de verano. Este manjar tiene orígenes muy antiguos: se remonta incluso a la época azteca.

Su consistencia suave, pero al mismo tiempo su textura granulosa y cremosa, su color verde intenso, su sabor delicado pero intenso: servido con nachos es realmente irresistible. A continuación te explicamos cómo prepararlo.

¿Cómo se prepara el guacamole? 

La receta original del guacamole es extremadamente sencilla: no requiere cocción, ni largas mezclas o preparaciones, sólo unos pocos ingredientes y 10 minutos.

Su secreto, sin embargo, no reside ni en las manos de un experto cocinero ni en el refinamiento de los ingredientes: todo lo que se necesita es un aguacate lo suficientemente maduro para que su pulpa se triture fácilmente y se vuelva cremosa con sólo un tenedor o el dorso de una cuchara.

Necesitarás:

Un aguacate lo suficientemente maduro

50g de cebolla

1 lima pequeña

1 pimiento dulce (a elegir entre verde o rojo)

Sal

pimienta

Un tomate

El procedimiento es muy sencillo!

Lo primero que hay que hacer es preparar el aguacate: hay que cortar esta fruta exótica por la mitad y quitarle el hueso. A continuación, saca la pulpa con una cuchara, ponla en un bol y macháquela con el dorso de la cuchara o con un tenedor.

Una vez que tengas una crema bastante suave y con grumos, es el momento de añadir los demás ingredientes. Primero la cebolla, picada finamente, luego el pimiento y el tomate, en pedazos un poquito más grande.

Una vez mezclados todos los ingredientes, se añaden los condimentos: primero el zumo de lima, luego la sal y la pimienta al gusto. Si lo deseas, puedes añadir un poco de aceite de oliva virgen extra. Los aguacates son ricos en aceites y grasas buenas, pero no siempre lo necesitarás.