Prueba de asfixia extrema en Tik Tok, una niña de 10 años está en coma

Drama en el centro histórico de Palermo, Italia. Por un horrible juego una niña se ató el cinturón a la garganta para participar en un reto en TikTok.

Black out Challenge, una prueba de asfixia extrema que se realiza en directo en la red social.

Un «juego» extremo que esta vez terminó de la peor manera. Una niña de 10 años está hospitalizada desde ayer en cuidados intensivos en el Di Cristina donde habría llegado, acompañada de sus padres, con un paro cardíaco debido a una asfixia prolongada.

Su corazón se detuvo durante unos minutos antes de empezar a latir de nuevo gracias a las maniobras de reanimación realizadas por el personal médico. Su estado sigue siendo muy crítico. La niña está en cuidados intensivos. Su estado es muy grave.

La policía está investigando y ha confiscado el teléfono móvil de la niña. El dolor de los padres es muy grande.

Según una primera reconstrucción, la niña aceptó el reto, que en la controvertida app se denomina «hanging challenge» y que supone una prueba de resistencia. El juego, aunque es difícil de entender, consiste en apretarse el cinturón alrededor del cuello y resistir lo más posible. Al parecer, la niña siguió los distintos pasos antes de asfixiarse, quedarse sin fuerzas y caer al suelo. Los padres de la niña se darían cuenta poco después de la situación y en cuestión de segundos estaban listos para correr con su hija a la sala de emergencias.

El cuadro clínico de la pequeña, que fue ingresada en la unidad de cuidados intensivos del hospital de Via dei Benedettini, parecía delicado y aún se debate entre la vida y la muerte. Los médicos han realizado un electroencefalograma y otras pruebas, pero los resultados iniciales no son alentadores. Por el momento existe el máximo secreto sobre lo ocurrido. Las autoridades sanitarias están en contacto con la policía, que tendrá que reconstruir las distintas etapas del incidente y aclarar los contornos de la historia.

En los últimos años han sido numerosas las historias de niños que, para participar en estos retos en las redes sociales, han puesto en peligro su vida, arriesgándose a ser asfixiados o a provocar graves traumas, a veces irreversibles. Como en el caso del desafío del skullbreaker challenge, que consiste en que uno o dos jóvenes pongan la zancadilla a un compañero para que caiga hacia atrás y se golpee violentamente la cabeza.

También puedes leer: Un hombre olvida la contraseña de Bitcoin y se arriesga a perder 220 millones de dólares