Cocina y recetas

Prueba este truco para eliminar los malos olores del horno

El horno es uno de los electrodomésticos más utilizados en la cocina para preparar deliciosos platos. El defecto, sin embargo, es que su uso continuado conlleva, en ocasiones, un mal olor interior no siempre fácil de eliminar.

Los malos olores, además, podrían comprometer también el sabor de otros alimentos, por lo que nos arriesgamos a preparar un pastel que sepa a pescado. Sin embargo, para eliminar los olores acumulados en el horno solemos recurrir a los productos químicos del mercado que, además de ser perjudiciales para la salud, no solucionan del todo el problema. Además, existe el riesgo de que estos productos añadan otro olor al anterior que no tiene nada de natural, y que solo disfrazan temporalmente el problema, e incluso hay casos en los que el olor a químicos es tan fuerte e insistente que nos vemos obligados a dejar el horno abierto durante algún tiempo antes de poder utilizarlo nuevamente. Pero ¿Qué podemos hacer?

Cómo eliminar los malos olores con productos naturales.

Para tratar los malos olores en el horno, existen algunos métodos completamente naturales que nos permiten utilizarlo nuevamente en cuestión de minutos. Estos remedios tienen la ventaja de ser completamente económicos y libres de cualquier elemento tóxico.

Rodajas de manzana.

Pela una manzana y córtala en 4 partes, luego enciende el horno a una temperatura de 180 grados y coloca las rodajas de manzana en una bandeja de horno forrada con papel pergamino y hornea durante unos quince minutos. Cuando los minutos terminen, verás como cualquier olor habrá sido absorbido por la manzana.

Cáscaras de naranja.

Otra posible solución es el uso de cáscaras de naranjas. El método es completamente igual, siempre a la misma temperatura y en nuestra bandeja de horno cubierta con el habitual papel de hornear. Después de un cuarto de hora al horno, un aroma a cidra se apoderará de todo el ambiente de su cocina y el problema estará resuelto.

Pan y vinagre.

Una alternativa a los dos primeros, que son muy similares, consiste en el uso de vinagre, un clásico en el mundo de la limpieza para «todas las estaciones». El mejor momento es hacerlo por la tarde y aprovechar las horas nocturnas en las que no se usa el electrodoméstico. Toma un bol pequeño, pon un poco de pan duro que haya sido empapado en vinagre blanco y déjalo en el horno apagado durante toda la noche. A la mañana siguiente, retira el recipiente y su contenido del horno y deja la puerta abierta durante al menos una hora.

El mal olor en los electrodomésticos es un problema común, no solo en el horno microondas. La mejor manera de tratar el problema con alternativas naturales y sin mucho trabajo es utilizar un pepino, córtalo por la mitad a lo largo y cocínalo a máxima potencia durante unos minutos y uego limpia con el líquido obtenido. Verás que el resultado no tendrá igual, los olores habrán desaparecido y tus electrodomésticos quedarán como nuevos.

Publicaciones relacionadas