Belleza

Psoriasis del cuero cabelludo: causas, síntomas y tratamientos

Si notas algún cambio brusco en la piel del cuero cabelludo, es posible que padezca una enfermedad de la piel conocida como psoriasis del cuero cabelludo .

Se trata de una enfermedad que provoca placas de piel roja, seca y escamosa en el cuerpo. La psoriasis del cuero cabelludo es un tipo específico de psoriasis en donde aparecen escamas debajo del cabello. Muchas veces, esta enfermedad puede extenderse a la frente, el cuello y detrás de las orejas, puesto que las placas se forman bajo el cabello, y esto suele impedir que la piel se regenere y recupere su salud.

Es común confundir la psoriasis del cuero cabelludo con una enfermedad llamada dermatitis seborreica, ya que es una forma de eczema que afecta tanto al cuero cabelludo, como a la cara y el pecho. Sin embargo, lo más recomendado es visitar a un dermatólogo para que diagnostique correctamente cual es el tipo de enfermedad y cómo debe tratarse.

Síntomas de la psoriasis del cuero cabelludo.

Los síntomas varían en función de la gravedad de la afección. Las principales características son:

  1. Comezón.
  2. Dolor o ardor.
  3. Una sensación de presión en el cuero cabelludo.
  4. Caída del cabello, que suele ser temporal, en las zonas afectadas.
  5. Escamas de piel seca bajo el cabello (parecida a la caspa), las cuales se desprenden de la piel o se levantan, son rojas y están cubiertas de escamas plateadas.

Causas de la psoriasis del cuero cabelludo.

Los tipos de psoriasis suelen desarrollarse cuando el sistema inmunológico envía señales incorrectas al cuerpo, transmitiendo mensajes a las células de la piel, haciendo que estas se multipliquen con demasiada rapidez. Por si no lo sabes, las células del cuero cabelludo pueden tardar semanas en crearse, pero, en el caso de la psoriasis, pueden llegar a estar formadas en cuestión de unos cuantos días, haciendo que sea más difícil para el cuerpo eliminar el exceso. Las células nuevas, que no están completamente maduras, empiezan a acumularse con mucha rapidez en la superficie de la piel, lo que provoca la aparición de estas placas rojas y escamosas.

Se desconoce la causa exacta de la psoriasis del cuero cabelludo, pero muchas investigaciones creen que existe una relación con los factores genéticos, aunque también puede influir el ambiente en el desarrollo de esta enfermedad.

Tratamientos para la psoriasis del cuero cabelludo.

Debido a que esta enfermedad se desarrolla en el cuero cabelludo, puede ser complejo tratarla en comparación con otros tipos de psoriasis, ya que el cabello dificulta la aplicación de los tratamientos. Sin embargo, existen muchas alternativas para combatir la psoriasis del cuero cabelludo, por lo general, suele tratarse de remedios tópicos que se aplican directamente sobre la zona afectada. Estos actúan disminuyendo la inflamación, la rasquiña y frenando la producción de células cutáneas.

Tratamientos para la psoriasis capilar leve: Los productos que se mencionan a continuación, pueden adquirirse en forma de champús, lociones, emulsiones, espumas, geles y pomadas:

  1. Ditranol.
  2. Corticosteroides.
  3. Alquitrán de hulla.
  4. Análogos de la vitamina D.

Tratamientos para psoriasis moderadas y graves: Si los síntomas son muy graves y las escamas del cuero cabelludo están muy gruesas, lo más probable es que necesites la opinión de un experto para obtener un tratamiento tópico con corticosteroides, análogos de la vitamina D o ditranol.

Por otro lado, además de los tratamientos medicinales, puedes utilizar emolientes en el cuero cabelludo, ya que estos pueden ayudar a suavizar las placas gruesas. De hecho, los emolientes son un rico humectante que ayuda a evitar el picor y la inflamación mientras forma una barrera protectora en la piel que sella la humedad.

Otros tratamientos: Si los síntomas no mejoran al usar los tratamientos mencionados anteriormente, lo mejor es acudir a un dermatólogo, ya que existen técnicas más avanzadas para tratar la psoriasis del cuero cabelludo. Alguna de estas son:

  1. Fototerapia con luz ultravioleta.
  2. Tratamientos sistémicos en forma de comprimidos, ya sean cápsulas o inyecciones.
  3. Tratamientos combinados, por ejemplo, alquitrán de hulla y fototerapia con ditranol.
Síguenos en Google Noticias