¿Puedes broncearte a través de un vidrio?

Es posible, pero muy, muy ligeramente! El vidrio permite el paso de la luz visible, cuyas longitudes de onda están entre 400 y 800 nanómetros. Pero bloquea los rayos cuya longitud de onda es inferior a 300 nanómetros. Los rayos ultravioletas, responsables de las quemaduras solares y del bronceado, tienen longitudes de onda que van de 10 a 400 nanómetros.

El vidrio todavía permite el paso de los rayos UV con longitudes de onda cercanas a los 300-400 nanómetros. Estos rayos son menos dañinos que los más cortos y energéticos, pero aun así es posible broncearse si se está expuesto durante un largo período de tiempo. Al igual que las lociones solares, el vidrio protege contra el sol pero no perfectamente bloqueando los rayos UV.

¿Recibimos vitaminas d detrás de una ventana?

Puede que ya lo sepas, pero la exposición al sol te alimenta de vitamina D. Es por esta razón que algunas personas hacen tratamientos en invierno. Ahora surge la pregunta: ¿quedarte detrás de una ventana te impide recibir la vitamina D? Bueno, buenas noticias: para nada! Para volver a la historia de la luz ultravioleta, estas vitaminas están presentes tanto en los UVA como en los UVB.

Ahora sabes que puedes tomar el sol a través de una ventana. Pero esa no es razón para quedarse en casa todo el verano!