¿Puedo tomar agua antes de un análisis de sangre?

15Cuando hay que realizar un análisis de sangre, es posible que el médico le pida estar en ayunas entre 8 y 12 horas antes del examen. Pero, durante este ayuno, ¿se puede tomar agua?. 

Los análisis de sangre son una de las principales herramientas de diagnóstico médico, por lo que se podría decir que es una de las prácticas clínicas más importantes. Consta de un estudio del hemograma, que cuantifica y evalúa los elementos de la sangre, y de una prueba bioquímica, que estudia las sustancias químicas presentes en la sangre como el hierro, el azúcar o las vitaminas.

Un análisis de sangre puede detectar enfermedades como la hemoglobina o la anemia, y otros sirven para confirmar el diagnóstico que haya hecho el médico. Es por lo que una vez realizados, la prueba no acaba ahí, sino que sería conveniente dejar que el médico de cabecera los examine y determine el siguiente paso a realizar, que puede ser cerrar la consulta o remitirlo a un médico especialista, dependiendo de los resultados obtenidos.

Los resultados pueden revelar carencias de componentes biológicos o problemas de salud cuyos síntomas no se han manifestado aún. Se trata de una de las primeras pruebas diagnósticas que se solicitan y forman parte de la evolución y el seguimiento de cualquier enfermedad, y del efecto que el tratamiento tiene en nosotros.

¿Cómo se realiza un análisis de sangre?
Este procedimiento de muestra de sangre es simple, rápido y seguro. Normalmente lo realiza una enfermera o un médico. En las consultas de obstetricia y ginecología, los obstetras que siguen el parto también pueden realizar este procedimiento. Al ser una operación definida como invasiva, solo el personal sanitario está autorizado para realizar la muestra.

Esta técnica consiste en insertar una pequeña cánula estéril en una vena, ya sea en el brazo izquierdo o derecho. La persona encargada de realizar el proceso coloca y aprieta el torniquete en el brazo que, por compresión, bloquea el retorno venoso al corazón: esto hace que los vasos sean más evidentes y fáciles de pinchar. El procedimiento es prácticamente indoloro, la sensación es comparable a una pizca leve.

¿Se puede consumir agua antes de realizar exámenes de sangre?

Por lo general, cuando se va a realizar un análisis de sangre, el médico recomienda estar en ayunas entre ocho y doce horas antes para no alterar los resultados. Ante un análisis de sangre es muy importante respetar el ayuno, ya que es la única forma de garantizar que los resultados obtenidos son 100% fiables desde el punto de vista médico. Los alimentos ingeridos en las últimas horas pueden alterar los resultados.

Así se entiende como ayuno la ausencia de consumo de alimentos tanto sólidos como líquidos a excepción del agua. De este modo, no se puede consumir ningún tipo de bebida ni alimento, ni siquiera café o té. No obstante, durante el ayuno sí está permitido tomar agua, siempre y cuando sea en pequeñas cantidades.

En ningún caso se deben tomar grandes cantidades de agua de manera previa a un análisis de sangre, porque determinados valores como por ejemplo el hemograma, en el que se engloban el recuento de hematíes y hemoglobina, estos se pueden ver alterados debido al aumento de volumen del líquido circulando en el organismo.

El agua no solo está permitida antes de un análisis sanguíneo, sino que hay determinados casos en los que el médico recomienda su consumo. Es el caso de aquellos pacientes que sufren de deshidratación, una condición que puede alterar el nivel de triglicéridos. Además, el agua ayuda a dilatar las venas, de modo que son más sencillas de localizar.

Por lo tanto, lo más recomendable es hidratarse bien el día previo a la prueba y tomar un poco de agua justo antes de la misma.