¿Qué alimentos llevan mercurio y por qué tengo que tener cuidado?

El mercurio existe en varias formas: elemental (o metálico) e inorgánico (al que la gente se puede ver expuesta en ciertos trabajos); u orgánico (como el metilmercurio, que penetra en el cuerpo humano por vía alimentaria). Estas formas de mercurio difieren por su grado de toxicidad y sus efectos sobre los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo, la piel y los pulmones riñones y ojos.

Propagación del mercurio en el ambiente

Todas las personas están expuestas a cierto nivel de mercurio. En la mayoría de los casos se trata de niveles bajos, debido casi siempre a una exposición crónica (por contacto prolongado, ya sea intermitente o continuo). Pero a veces las personas se ven expuestas a niveles elevados de mercurio, como ocurre en caso de exposición aguda (concentrada en un breve lapso, a menudo menos de un día) debido por ejemplo a cuestiones industriales.

Por ello si en el pasado este elemento se ha colocado en el suelo de varias maneras como por lluvias o a través de los acuíferos, con el paso del tiempo ha llegado al mar donde se ha acumulado. Si a esto le sumamos que el hecho de que en el pasado los derrames en el mar no estaban regulados (o en algunos casos continuaron ilegalmente incluso cuando se promulgaron las leyes) y se arrojó una gran cantidad de mercurio directamente a los mares, entendemos cuán contaminado puede estar el ambiente hoy en día. Así que estamos en riesgo a través de la nutrición.

¿En qué alimentos podemos encontrar mercurio?

Hay cantidades de alimentos que contienen mercurio, un elemento tóxico para los seres humanos si se consumen en exceso.

Los principales alimentos con mercurio son los pescados, como el pez espada y el marlín, mariscos y moluscos. Los tiburones y atunes son más propensos a tener este elemento, ya que se alimentan de pequeños peces que pueden contener metilmercurio.

El mercurio es una sustancia presente en todo el mundo, y casi todo alimento puede contenerlo, así que eliminarlo de nuestra dieta es imposible. Pero su cantidad varía dependiendo del lugar de origen del alimento. Puede estar en verduras, carnes y cereales. No solo los pescados contienen mercurio. Una de las principales fuentes de este mineral es el jarabe de maíz de alta fructosa, un edulcorante presente en casi todos los alimentos procesados. Su uso pretende disminuir la ingesta de azúcar, pero su fabricación tiene presencia de mercurio.

Riesgos para nuestra salud

La forma más común de mercurio en el medio ambiente y por lo tanto en los alimentos, es el metilmercurio. El metilmercurio es la forma más tóxica del mercurio, ya que en altas dosis esta toxina puede dañar el sistema nerviosos, principalmente el cerebro en desarrollo. También puede causar alteraciones del lenguaje, perdida de la memoria y retrasos en el desarrollo.

Los pescados no suponen un gran riesgo en la salud, ya que no exceden los niveles de ingesta diaria de mercurio propuestos por la OMS, aunque es preferible que los niños y las mujeres embarazadas no consuman la carne de grandes depredadores como el tiburón, atún o pez espada.