Salud

¿Qué dicen los expertos sobre la misteriosa oleada de hepatitis en los niños?

Según los informes de las primeras investigaciones, la reciente oleada de hepatitis que está afectando a los niños menores de 10 años podría estar directamente ligada con los efectos de la cuarentena y el virus Covid-19.

De hecho, los médicos consideran que el deterioro en la interacción social de los más pequeños durante la pandemia ha causado un debilitamiento en el funcionamiento de su sistema inmunitario que los ha hecho ser más susceptibles a este tipo de enfermedades.

Según los primeros datos, el estado de emergencia y el cierre causado por el coronavirus podrían ser la principal causa del misterioso aumento de los casos de hepatitis entre los más pequeños.

Hasta la fecha, cerca de unos 108 niños menores de 10 años han sido llevados a hospitales por la presencia de una enfermedad inflamatoria del hígado, esto solo en Gran Bretaña, comenzando a presentarse los primeros casos desde el pasado enero. Hasta ahora, ocho de los pacientes han necesitado de trasplantes de hígado.

En las últimas semanas también se han registrado algunos casos en otros países como Escocia, Dinamarca, Irlanda y España. Los científicos aún no han logrado determinar al 100% cuál es la causa de este tipo de hepatitis, pero según la OMS, el responsable serían los adenovirus, una familia de virus comunes que suelen ser los responsables de los resfriados leves, vómitos y diarrea.

Entonces, ¿Cuál es el motivo? Los informes muestran que alrededor del 77% de los casos que están siendo registrados en el Reino Unido también dieron positivo en la prueba del adenovirus. Por consiguiente, el problema estaría siendo causado por un tipo de hepatitis viral. Además, los expertos consideran que los inevitables periodos de encierro causados por el Covid puede haber contribuido al debilitamiento del sistema inmunitario de los niños, dejándolos en mayor riesgo de contraer el adenovirus.

Por si no lo sabes, los adenovirus se transmiten de persona a persona al tocar superficies contaminadas y por medio de las vías respiratorias, algo similar a lo que pasa con el covid-19.

Uno de los equipos de investigación, dirigido por la Dra. Kimberly Marsh, reconocida epidemióloga de Salud Pública de Escocia ha escrito en la revista Eurosurveillance que los niños pueden ser «inmunológicamente débiles» para luchar contra este tipo de virus. Por lo tanto, el desarrollo de esta nueva infección puede ser el resultado de una mezcla de factores, donde se resalta la debilidad inmunológica causada por la estrecha interacción social durante la pandemia. Sin embargo, hay otros científicos que consideran que podría haber sido un virus que ha adquirido algunas mutaciones inusuales que no han podido ser detectadas.

La hepatitis es una patología complicada, ya que no suele presentar síntomas evidentes al inicio, pero en algunos casos se detecta un cambio inusual de color en la orina a un tono más oscuro, heces de color gris pálido, picazón en la piel y una coloración amarillenta de los ojos y la piel.

Con el paso de la enfermedad, las personas infectadas pueden sufrir dolores musculares y articulares frecuentes, fiebre alta y una sensación constante de cansancio.

Además, cuando la hepatitis se obtiene por medio de un virus, es común que se produzca por la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas con las heces de una persona que previamente ha estado infectada, por el contacto con la sangre o las relaciones sexuales sin protección con una persona contaminada.

Con la información actual, la teoría del adenovirus es la más aceptada, pero los expertos no dejan de trabajar para determinar cuál o cuáles pueden ser las causas definitivas de esta rara forma de hepatitis.