Belleza

¿Qué es Gua Sha? El Botox natural para rostro y ojeras

El masaje Gua Sha contribuye con el mejoramiento de la piel y ayuda a eliminar las ojeras y las bolsas marcadas en los ojos.

Se trata de una antigua técnica china de masaje corporal, el cual tiene como objetivo eliminar el dolor y la inflamación de los órganos internos. Cuando esta técnica se aplica en el rostro, actúa como un botox natural, por eso se denomina Face Gua Sha, se caracteriza por el uso de piedras como el cuarzo rosa y el jade.

¿Qué es el Gua Sha facial?

El Gua Sha facial, también conocido como bótox natural o bótox oriental por sus orígenes, hace parte de la medicina china desde el año 600 y en occidente se conoce desde los años 70 aproximadamente. De hecho, muchas celebridades de todo el mundo utilizan el Gua Sha facial como un truco de belleza.

Esta técnica de masaje en el rostro con el uso de pequeñas piedras naturales garantiza increíbles resultados, por ejemplo, una piel más saludable o un cutis radiante y más luminoso. Además, el Gua Sha facial puede liberar la tensión muscular y estimular la circulación sanguínea y linfática, eliminando la hinchazón y relajando toda la zona de la cara, tratando problemas como las ojeras. Pero eso no es todo, estos suaves movimientos, si se realizan correctamente y con constancia, ofrecen un verdadero efecto antiedad, reafirmando y haciendo más elástica la piel del rostro y modelando los contornos de la cara sin distorsionarlos.

Forma y características de las piedras

Las piedras Gua Sha poseen una gran cantidad de formas y están hechas de varios materiales: el jade, que es relajante y calmante; el cuarzo rosa, que restaura la armonía y la piedra Bian, que promueve la producción de colágeno.

Si hablamos de la forma, lo importante es que cuente con un agujero, el cual permita trabajar en los distintos lugares del rostro. Si quieres saber si tienes en las manos una piedra real o una herramienta de resina, pon atención a la temperatura de la piedra, ya que esta debe estar fría. Por lo general, el jade se mantiene fresco durante el tratamiento.

El mantenimiento es muy fácil: Solo debes limpiar las piedras con un paño y unas gotas de aceite esencial de árbol de té o un simple jabón. En el oriente, también es costumbre purificar periódicamente las piedras exponiéndolas a la luz de la luna llena.

Gua Sha o rodillo de jade: ¿Cuál es mejor?

Hay quienes piensan que estas dos técnicas son iguales, y, para ser sinceros, son muy parecidas. La diferencia está en las herramientas que se emplean: piedras para el Gua Sha y rodillo para el Jade Roller, y en el hecho de que el Jade Roller es un masaje de drenaje linfático, en cambio, el Gua Sha tiene un efecto tanto de drenaje linfático como de tejido fibroso.

Pero ¿Cómo realizar el masaje facial Gua Sha?

Si quieres obtener resultados increíbles, la técnica debe ser realizada por personas ya experimentadas. Sin embargo, nada nos impide aprender la secuencia de estos delicados movimientos que harán que nuestra piel luzca más hermosa y radiante.

Algo que hay que tener en cuenta es que debes deslizar la piedra desde el interior hasta el exterior del rostro, haciendo movimientos suaves (puedes utilizar gotas de aceite con el fin de facilitar los movimientos y hacer que estos sean menos rústicos).

En primer lugar, debes aplicar un poco de aceite o crema humectante en todo el rostro y el cuello, también puedes incluir la espalda. Comienza en la base de la nuca y asciende hacia la línea del cabello ejerciendo un poco de presión con movimientos suaves. Ahora, continúa desplazando hacia los lados, comenzando en la clavícula hasta el nacimiento del cabello. Luego, procede hacia la parte delantera del cuello, siempre yendo de abajo hacia arriba.

La mandíbula: Coloca un dedo en el mentón para mantener la piel en su sitio mientras la piedra se desliza desde el mentón hacia la mandíbula hasta llegar a la oreja, todo en un solo movimiento, repitiéndolo en ambos lados. Otra opción es desde la comisura de la boca hasta la sien, haciendo presión sobre la mejilla y el pómulo. También desde la parte baja del ojo, subiendo hasta la sien y masajeando el hueso de la ceja, trabajando siempre de adentro hacia fuera.

La frente: la piedra debe llegar a la línea del cabello con movimientos de abajo hacia arriba, repitiendo en ambos lados desde el punto en medio de las cejas. El masaje finaliza con un paso por los laterales y el centro del cuello para el drenaje final

Síguenos en Google Noticias