LifeStyle

¿Qué hacer cuando tu perro come hierba?

Esta es una pregunta que los dueños de perros muchas veces no saben cómo responder, por lo que debemos aclarar y entender cómo intervenir en estos casos. Así que averigüemos qué hacer cuando el perro come hierba.

El hecho de que el perro coma hierba no es preocupante, y en la mayoría de los casos es un hecho instintivo, debido a la curiosidad del animal por conocer su entorno aprovechando su gusto y su olfato.

Sin embargo, si se debe saber que la hierba no hace parte de la dieta natural de los perros. De hecho, si el perro come hierba y no vomita, todo acaba ahí y no debemos preocuparnos por efectos secundarios no deseados. Algunos perros pueden comer hierva esporádicamente y algunos otros la consumen al punto de convertirlo en una especie de hábito.

Si no hay síntomas o efectos negativos, no debemos preocuparnos, pero ¿Qué hacer cuando el perro come hierba y vomita? Aquí el asunto cambia y se debe actuar cuanto antes.

Para saber cómo intervenir, lo primero es distinguir entre los dos casos en los que el perro come hierba y vomita:

  1. El animal está decaído, no juega y rechaza la comida.
  2. El animal no presenta otros síntomas, juega sin problemas y está animado incluso después de vomitar.

Si el perro está decaído después de haber comido la hierba y vomita durante varios días, lo único que se puede hacer es llevarlo al veterinario para realizar un examen exhaustivo en el que se obtengan resultados a detalle del estado del canino.

En cambio, para el segundo caso, en el que el perro ha comido hierba y ha vomitado, pero aparentemente se encuentra bien y no tiene ningún otro síntoma, se debe esperar a ver si hay alguna evolución posterior y prestar atención a aspectos como su estado de ánimo, su comportamiento y el estado de sus heces.

Además, si el animal salta tranquilamente y puede comer con regularidad, no deberíamos preocuparnos, pero si deberíamos darle de beber un poco de agua y llenar su cuenco constantemente.

¿Cuál es la causa de los vómitos?

Cuando un perro que ha comido hierba vomita no significa que la causa concreta sea la hierba, sino que puede haber una o varias causas detrás. Entre ellas, las más comunes son:

  1. Alimentación inadecuada.
  2. Gastritis crónica.
  3. Intolerancia a los alimentos.
  4. Ingestión de elementos extraños.
  5. Problemas hepáticos y/o pancreáticos.

Estas afecciones pueden llegar a ser graves si los síntomas de los vómitos se repiten con frecuencia durante los días siguientes, así que lo primero que hay que hacer es consultar a un veterinario.

En algunas ocasiones, el animal puede comer hierba debido a un problema digestivo transitorio, algunos ejemplos son una sensación pesada en el estómago, digestión bloqueada o cuando hay residuos de comida atorados en la garganta. Por lo tanto, comer hierva les permite empujar al cuerpo a reaccionar.

Comprueba la variedad de la hierba

Independientemente de la causa de los vómitos, es fundamental comprobar cuidadosamente el tipo de hierba que la mascota ha ingerido. Sin embargo, es difícil determinar la variedad de hierba, porque que existen muchas especies diferentes en todas partes.

La favorita de los peludos es la hierba común, la cual se arranca fácilmente del suelo con sus mordidas, pero para saber qué tipo de hierba ha comido, es útil tomar muestras de la zona en cuestión y comprobar si ha sido tratada con pesticidas o fertilizantes.