Qué hacer si mi perro está estreñido

El estreñimiento en los perros es una condición muy común en ellos, pero desafortunadamente no todas las personas saben detectarlo o no tienen idea que hacer frente a esta situación.

Si bien no es algo muy grave, el estreñimiento consiste en tener dificultades para realizar las deposiciones, sin embargo, se debe tener claro que, aunque no se trate de una situación de gravedad es muy necesario tomar medidas si notamos que nuestra mascota tiene dificultades para defecar.

Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer es conocer cuáles son las causas que llevan a sufrir este padecimiento, indagar sobre el tema y así actuar de la manera correcta ante esta situación.

¿Cómo se puede saber si el perro sufre de estreñimiento?

La mejor manera de saber si nuestra mascota tiene dificultades para defecar es observándolo atentamente y mirando con atención sus heces, de esta forma podremos comprender mucho mejor el estado de su actividad intestinal.

Otras señales de alerta para detectar si hay problemas de estreñimiento son:

  • Si tiene uno o dos días de no realizar sus deposiciones
  • Heces más pequeñas y negras
  • Signos de dolor durante su defecación
  • Heces con presencia de sangre o moco
  • Vómito
  • Pérdida de apetito
  • Abdomen hinchado

Causas del estreñimiento en los perros

Dependiendo de la raza, lo normal es que los perros defequen una o dos veces al día, también depende del tipo de alimentación que tenga y sus hábitos diarios.

Por lo general, el problema del estreñimiento en los perros se debe básicamente a la escasez de una buena ingesta de fibra y a un mínimo consumo de agua, lo que ocasiona endurecimiento de las heces y cansancio para expulsarlas, causando en el animal un fuerte dolor que no le permite defecar.

Otras razones que causan el estreñimiento son: mala alimentación, falta de actividad física, quistes, diabetes, hipotiroidismo, enfermedades neurológicas, agrandamiento de la próstata, masas en el recto o el colon, obstrucción intestinal, ingesta de alimentos tóxicos o alimentos que produzcan alergias, infecciones o fracturas en el ano o en su zona perianal.

Estos son los alimentos ideales para el estreñimiento en nuestros caninos:

Como ya lo dijimos anteriormente, tener una buena ingesta de fibra y un alto consumo de agua puede mejorar el problema de estreñimiento ayudando así en la evacuación intestinal.

Avena: además de proporcionar mucha fibra, contiene minerales, vitaminas y enzimas, que, mezclado con el yogur que es una gran fuente de probióticos naturales, le pueden ayudar muchísimo al perro.

Remolacha y calabaza: estos alimentos tienen un alto contenido de fibra y agua, vitaminas C y A y minerales como el fósforo, calcio y potasio.

Verduras: las verduras de hojas verdes como las espinacas y las judías verdes son óptimas para el consumo de los perros en su tratamiento contra el estreñimiento.

Aceite de coco: ayuda en el tratamiento y curación de trastornos digestivos en los caninos. También ayuda a controlar y equilibrar la insulina en los perros diabéticos.

Levadura de cervezas: es ideal porque tiene un gran efecto en la flora intestinal del perro y en su sistema inmunitario.

Alimentos como el apio, las zanahorias, los calabacines, son muy útiles para prevenir esta situación, es decir, cuando el animal aún no ha presentado problemas de estreñimiento.