¿Qué le pasa a nuestro cuerpo si tomamos demasiada vitamina C? Aquí está la respuesta

Hoy en día, muchas personas piensan que protegen sus cuerpos de las enfermedades al llenarlos con jugo de naranja o vitamina C para fortalecer las barreras inmunológicas. ¿Pero qué pasa si abusamos de ello? ¿Cuáles son los riesgos para nuestra salud? A esta y otras preguntas hemos tratado de responder para ayudar a protegerte de la desinformación y especialmente de los malos hábitos propagados como saludables.

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, puede encontrarse en diversos alimentos, como los cítricos, el brócoli, la col, las batatas, los tomates, los kiwis, el melón, la papaya y los pimientos. Hay muchos complementos alimenticios de vitamina C en tabletas en el mercado y no es fácil decidir la compra correcta.

Fortalece el sistema inmunológico

Algunos suplementos de vitamina C se comercializan para apoyar el sistema inmunológico. De hecho, la vitamina C es conocida como la vitamina que más estimula y fortalece el sistema inmunológico porque estimula la producción de glóbulos blancos y ayuda a estas células a funcionar más eficazmente protegiéndolas de las moléculas dañinas.

Los glóbulos blancos son esenciales para proteger el cuerpo de las infecciones. Pero la vitamina C no sólo es útil para proteger nuestro cuerpo de infecciones bacterianas y virales.

Deficiencia de hierro

La vitamina C también ayuda a prevenir la deficiencia de hierro. La vitamina C puede ayudar al cuerpo a absorber más eficazmente el hierro, que es esencial para el transporte de oxígeno a través del cuerpo, mejorando el funcionamiento de los órganos principales. Este beneficio es especialmente importante para todas las personas que no comen carne o sufren de anemia.

También puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en los Estados Unidos, a menudo causadas por la hipertensión y/o el colesterol alto. Los estudios han demostrado que un consumo adecuado de vitamina C puede ser útil para reducir estos factores de riesgo, reduciendo así el riesgo de enfermedades cardíacas.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Límites que no deben superarse y posibles trastornos relacionados con el uso de la vitamina C

La mayoría de los adultos deben consumir entre 65 y 90 miligramos (mg) de vitamina C por día, según los informes de la Clínica Mayo. Puedes cumplir con esta cuota diaria con unas dos naranjas o un poco más.

Si accidentalmente se consume demasiada vitamina C (y esto sólo puede ocurrir por el abuso de suplementos) es poco probable que la ingesta de mega dosis a largo plazo sea perjudicial, pero aún así puede causar algunos efectos secundarios bastante desagradables. Los efectos secundarios más comunes del exceso de vitamina C incluyen: Diarrea, náuseas, vómitos, hinchazón, acidez, dolor de cabeza, insomnio.

Si bien estos problemas suelen ser más molestos que perjudiciales, pueden producirse efectos secundarios más graves. Por ejemplo, tomar demasiada vitamina C puede hacer que el cuerpo produzca demasiado hierro.

Esto puede causar graves daños al corazón, al sistema nervioso central y al hígado. Este daño es improbable a menos que se sufra un trastorno que afecte a la absorción del hierro. La ingesta excesiva de vitamina C también puede causar cálculos renales.

También puedes leer: La importancia de exfoliar nuestra piel