¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando comes una manzana al día?

«Una manzana al día mantiene al doctor alejado» es uno de los dichos más famosos de nuestro país, cuya sabiduría también ha sido confirmada en los últimos años por muchas investigaciones científicas. Las manzanas son realmente una fruta «especial» para incluir en nuestra dieta diaria. Aquí están los principales beneficios que ofrecen.

Buenas y saludables, las manzanas son amadas en todo el mundo, aunque desafortunadamente estas frutas a menudo están cargadas de pesticidas. Para disfrutar plenamente de todos los beneficios que ofrecen (y poder comerlas incluso con la cáscara) es por lo tanto esencial comprarlas de la agricultura orgánica o sin procesar.

Pero, ¿Qué beneficios ofrecen las manzanas a aquellos que las comen regularmente todos los días? Aquí están los más comunes:

Mantiene el colesterol a raya

Las investigaciones han demostrado que el consumo de manzanas todos los días (2 en este caso) es el secreto para reducir el colesterol. Los investigadores descubrieron que las personas que comían manzanas diariamente tenían vasos sanguíneos más saludables. En el estudio se trataba de manzanas canadienses, que son particularmente ricas en proantocianidinas (una clase de polifenoles), pero los investigadores están convencidos de que se pueden obtener los mismos beneficios comiendo otras variedades de manzanas.

Intestino sano

Las manzanas son ricas en sustancias de las que la mayoría de la gente nunca tiene suficiente: fibra. A 5 gramos por fruta mediana, una sola manzana permite alcanzar el 20 por ciento de la meta diaria recomendada de fibra (25 gramos). La fibra, recordemos, no sólo ayuda a la digestión y previene el estreñimiento, sino que también promueve un microbioma más saludable (es decir, una buena bacteria en el intestino).

Mucha de la fibra de las manzanas proviene de la pectina, que produce un ácido llamado butirato. Esto es especialmente útil para nutrir la flora intestinal beneficiosa.

Combate la hipertensión

Los flavonoides en las manzanas, pero también en las bayas y el té, ayudan a bajar la presión arterial. Los resultados de un estudio reciente, realizado en la Universidad de Reading (Reino Unido), confirman la importancia de comer alimentos como las manzanas para combatir la hipertensión.

Peso en forma

Según una revisión de varios estudios realizada en 2018, el consumo de manzanas se asocia con un menor peso. En los cinco estudios en humanos analizados, de 4 a 12 semanas comiendo de 240 a 720 gramos de manzana o jugo de manzana por día fueron efectivos para la pérdida de peso. ¿Cuántas manzanas son exactamente? ¡No tantos! Una manzana grande pesa unos 240 gramos.

Reducir el riesgo de muerte por cualquier causa

Un estudio realizado en 2016 que siguió a una muestra de mujeres de edad avanzada durante 15 años encontró que las que comían más manzanas tenían menos probabilidades de morir por cualquier causa. Específicamente, las mujeres del estudio tenían un menor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca y cáncer.

Mantiene a raya la inflamación

La inflamación sistémica es un factor importante en la aparición de varias enfermedades crónicas. Comer una manzana todos los días puede ayudar en este sentido, ya que esta fruta es rica en un antioxidante llamado quercetina, que la investigación científica ha demostrado que es útil para reducir la inflamación en el cuerpo. Mientras tanto, antioxidantes adicionales como la catequina y la vitamina C se unen a la mezcla para reducir el daño oxidativo en las células.

Fortalece el sistema inmunológico

Generalmente, cuando se busca una fruta rica en vitamina C, las naranjas vienen inmediatamente a la mente, pero en realidad, las manzanas también contienen este valioso micronutriente. Una manzana cruda contiene un promedio del 14% de las necesidades diarias de vitamina C, lo que ayuda a mantener el buen funcionamiento del sistema inmunológico, ya que sus propiedades antioxidantes protegen contra los patógenos y reducen el estrés oxidativo. Las deficiencias de esta vitamina se han relacionado con una mayor susceptibilidad a las infecciones.

Reduce el riesgo de diabetes

Dado su alto contenido en fibra y antioxidantes, comer una manzana todos los días puede tener un efecto positivo en el control del azúcar en la sangre. Un estudio realizado en 2013 encontró que un mayor consumo de manzanas estaba asociado con un menor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2.

También puedes leer: 7 cosas que también puedes limpiar en el lavavajillas: ¡Te sorprenderás!