LifeStyle

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de comer carbohidratos?

Muchas personas consideran que eliminar el consumo de carbohidratos de la dieta es la mejor manera de perder peso en poco tiempo, pero ¿Estamos realmente seguros de que dejar de comer pan y pasta es tan saludable como muchos piensan?

Cuando se habla de dietas bajas en carbohidratos, estas se suelen asociar con una pérdida de peso rápida y asegurada, pero ¿Es realmente bueno eliminar los carbohidratos de la dieta por completo? La respuesta es no, porque dejar de consumir estos alimentos supone enfrentarse a una serie de desventajas físicas y psicológicas que solo crean problemas a largo plazo. Así que vamos a descubrir juntos en esta mirada en profundidad todas las consecuencias que sufren tu cuerpo y tu mente una vez que eliminas los carbohidratos de tu dieta.

Tienes menos energía

Dejar de comer carbohidratos significa tener menos energía y, por tanto, menos fuerza para entrenar. Los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo y eliminarlos significa dejar de poder realizar todos esos ejercicios de fuerza y resistencia de la mejor manera posible. Los carbohidratos, por lo tanto, no deben ser eliminados de tu dieta porque son una forma de tener energía inmediatamente disponible y capaz de quemar grasas y proteínas.

Solo se pierde líquido

Sí, eliminar los carbohidratos de la dieta provocará una aparente y repentina pérdida de peso, pero hay que señalar que lo que se pierde al dejar de comer pan y pasta no es grasa, sino solo líquidos. La reducción de la ingesta de este alimento hace que se pierda peso, pero si se analiza lo que se ha perdido, no se puede dejar de notar que es solo agua. Cada gramo menos de carbohidratos en la dieta equivale de hecho a 3 gramos menos de agua.

Niebla cerebral

Dejar de comer carbohidratos tiene consecuencias negativas no solo para el cuerpo sino también para la mente. El cerebro, de hecho, sin carbohidratos, deja de tener su principal fuente de energía y no puede hacer otra cosa que empañarse. Los cuerpos cetónicos que entran en el torrente sanguíneo cuando uno deja de comer carbohidratos son tóxicos porque queman los músculos y el cerebro los utiliza con fatiga, provocando consecuencias como mareos, cansancio constante, insomnio, náuseas y mal aliento.

Riesgo de estreñimiento

Otro riesgo que puedes correr cuando dejas de comer carbohidratos es el estreñimiento. Comer cereales, especialmente los integrales, es de hecho una forma de abastecerse de fibra que ayuda al tránsito intestinal. La fibra también estabiliza los niveles de azúcar en sangre y previene la obesidad. Por lo tanto, eliminar por completo los carbohidratos de la dieta puede conducir a una falta de fibra y, en consecuencia, causar problemas de estreñimiento, entre otros.

Menos serotonina, más cambios de humor

Comer menos hidratos de carbono implica una menor síntesis de serotonina, la llamada hormona del bienestar, que también provoca una sensación de saciedad. El bienestar mental puede verse afectado por cambios de humor repentinos e involuntarios cuando se eliminan los carbohidratos. Por tanto, eliminar la pasta y el pan de tu dieta equivale a eliminar la felicidad de tu vida. No vale la pena, ¿Verdad?

Sueño de mala calidad.

Todo el que alguna vez haya pasado por una dieta sabrá que los cambios que se experimentan no son solo físicos sino también mentales. Según un estudio reciente publicado en Pediatrics, llevar un estilo de vida que no permita la presencia de carbohidratos acaba provocando un sueño de poca calidad, lo que se relaciona con una función mental deteriorada.

Síguenos en Google Noticias