LifeStyle

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de tener sexo?

Si estás pasando por un periodo libre de sexo, hay algunas cosas que es mejor que conozcas sobre la adaptación de tu cuerpo a la inhibición sexual. Sin embargo, no tienes de que preocuparte, siempre que no te abstengas durante mucho tiempo.

La privación del sexo depende de dos factores: Tú y los demás. Depende de lo que quieras hacer y de la experiencia, tanto personal como de las otras personas contigo. Sea cual sea la razón para abandonar toda práctica sexual, es mejor que conozcas estos cambios por los que va a pasar tu cuerpo.

Independiente del motivo por el que te encuentres en abstinencia, esta tiene repercusiones en tu cuerpo internamente, en tu aspecto físico y en el ámbito psicológico. Estas son las 8 cosas que pueden ocurrir si no tienes sexo durante mucho tiempo:

El sistema inmunológico se vuelve mucho más vulnerable.

La actividad sexual tiene muchos beneficios en el sistema inmunitario. Así que, lógicamente, cuando se deja de lado la actividad sexual sucede lo contrario. Investigadores de la Universidad de Wilkes-Barre, en Pensilvania (EE. UU.), descubrieron que las personas que sexualmente activas durante dos veces por semana sufrían de un aumento en su producción de inmunoglobulina A en un 30%. La de inmunoglobulina A es la primera línea de defensa del organismo contra los virus y las bacterias.

La salud cardiovascular puede entrar en riesgo.

Una buena vida sexual está fuertemente vinculada con la salud cardiovascular. Sin embargo, son pocos estudios que han relacionado a la privación del sexo con la salud del corazón. Sin embargo, te recomendamos liberar tu frustración sexual haciendo ejercicio o practicando algún deporte para asegurarte de que tu corazón esté en buenas condiciones.

Puedes estresarte con más facilidad.

La falta de sexo provoca frustración y, por tanto, estrés adicional. Varios estudios han demostrado que las personas que no mantienen relaciones sexuales con regularidad pueden tener la presión arterial mucho más alta que las personas que han mantenido relaciones sexuales recientemente.

La libido puede disminuir.

Esto no es del todo cierto. Expertos han definido la actividad sexual regular como una forma de mantener «encendida» la libido, por lo que los periodos de abstinencia disminuirían el deseo sexual. Sin embargo, otros investigadores señalan que el nivel de la libido depende exclusivamente del propio comportamiento sexual.

¿Es cierto que se estrecha la vagina? Para nada.

En contra de la creencia popular, la abstinencia no hace que la vagina pierda tamaño o gane firmeza. La forma y consistencia de tu vagina no depende del número de parejas sexuales o de la frecuencia con la que tengas sexo, y, por supuesto, la abstinencia no reduce el espacio de tu vagina. Aun así, es posible que tus tejidos vaginales ya no tengan este hábito de relajarse con cada penetración cuando reanudes la actividad sexual. Tardará algún tiempo en volver a la normalidad.

Hombres, cuidado con el cáncer de próstata.

Esta es una consecuencia que va de la mano con la disfunción eréctil, la escasez de eyaculaciones aumenta el riesgo de contraer cáncer de próstata. Un estudio científico determinó que los hombres que son sexualmente activos tienen un 20% menos de riesgo de padecer cáncer de próstata. Las pruebas muestran que la eyaculación sirve para limpiar y eliminar las sustancias potencialmente dañinas del organismo.

Los hombres son más propensos a padecer disfunción eréctil.

Estudios sobre este tema son unánimes al decir que la actividad sexual tiene un efecto muy positivo en las erecciones. Si, de un día para otro, se abandona toda actividad sexual, aunque solo sea la masturbación, probablemente experimentará una disfunción eréctil.

Publicaciones relacionadas