¿Qué le pasa al cuerpo cuando bebes demasiado alcohol? Los riesgos

Es sábado por la noche y como todas las semanas decides ir a tomar una copa con tus amigos.

Tal vez en el almuerzo no has comido, bebes a sorbos el vino, sigues haciéndolo antes de empezar a bromear con algo, sin embargo después de un tiempo empiezas a sentir el efecto del alcohol: su absorción es rápida.

Si quieres saber cómo reacciona tu cuerpo después de tomar mucho alcohol, sigue leyendo: mucho depende del tipo de alcohol que se consuma.

El alcohol, los riesgos del consumo excesivo y las reacciones del cuerpo

Decidir beber, especialmente los fines de semana, es uno de los «rituales» más comunes entre jóvenes y adultos, quizás para «ahogar» en un vaso el estrés acumulado en el trabajo o en la universidad.

De hecho, según el Epicentro: «Cada persona mayor de 15 años de edad consume 6,4 litros de alcohol puro cada año. Sin embargo, como el 43% de la población mundial bebe alcohol, los que realmente beben consumen una media de 15,1 litros de alcohol puro al año».

Datos que «encienden» preguntas: ¿Se conocen las reacciones y riesgos del cuerpo ante el abuso del alcohol?

Comer antes de beber alcohol ralentiza la tasa de absorción del alcohol, por lo que sus efectos se «retrasarán», no se eliminarán y no tendrán contraindicaciones.

Descubramos el proceso de metabolización del alcohol

Los efectos negativos inmediatos de la ingesta de etanol (alcohol etílico, contenido en todas las bebidas alcohólicas) son conocidos, menos lo que sucede en el cuerpo: es el acetaldehído, un compuesto tóxico, el que es responsable de los efectos negativos.

Esta es la primera sustancia que ha sido convertida por el cuerpo. En segundo lugar, se convertirá en acetato.

Un proceso de metabolización que tiene lugar en el hígado, después de haber sido «tratado» por el esófago, el estómago y la infestación.

Pero el hígado no tiene la «capacidad» de procesar todo el alcohol, ¿qué pasa?

Como resultado, las sustancias tóxicas circularán por todo el cuerpo.

El 5-15% del alcohol restante será expulsado a través de la orina, el aliento y el sudor.

Algunos efectos se manifestarán:

  • Habrá una acción depresiva sobre el sistema nervioso, ralentizando sus procesos fisiológicos (dificultad para articular un discurso, para moverse, ralentización de los tiempos de reacción, confusión en la mente).
  • Pérdida de equilibrio (los órganos competentes están «afectados»).
  • Aumento de los latidos del corazón y de la presión sanguínea.
  • Tendrá el impulso de orinar, lo que provocará la pérdida de líquidos y, por consiguiente, la deshidratación.

Aunque el alcohol es un elemento de atracción para jóvenes y adultos, el consumo excesivo debe considerarse perjudicial, las repercusiones del abuso son considerables:

  • El tejido nervioso puede ser alterado permanentemente en su estructura. La funcionalidad será dañada.
  • Se pueden producir trastornos cardíacos y circulatorios (como la hipertensión arterial o el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular).
  • El organismo responsable de su metabolización, el hígado, también puede padecer varias enfermedades como la hepatitis alcohólica.
  • El páncreas estará intoxicado.
  • Todo el sistema funcional y orgánico del cuerpo se verá afectado con el riesgo de cáncer.
  • Lo que no esperas: una caída de la libido, un estado de infertilidad o impotencia.

También puedes leer: Cómo purificar el hígado y la sangre de forma natural