¿Qué le sucede a tu cuerpo cuando bebes agua de mar?

Beber agua de mar es altamente peligroso, especialmente cuando se hace en grandes cantidades. De hecho, es mucho más peligroso durante las situaciones de supervivencia, ya que se convierte en una tentación que podría empeorar la deshidratación y los daños renales. Veamos cuáles son los efectos de esta sustancia en el organismo.

Todos hemos bebido agua de mar al menos una vez durante un chapuzón debido a la fuerza de las olas o durante un juego con los amigos. ¿Es malo cuando esto sucede? Por suerte no, debido a que es una cantidad muy pequeña. Pero cuando se hace en grandes cantidades, contiene índices alarmantes de sal que pueden ser muy peligrosas para el bienestar del cuerpo humano.

Pero ¿Qué es el agua salada presente en el océano?

El agua de mar también se conoce como agua salada, ya que contiene cantidades significativas de sales disueltas, siendo la más común la sal que todos conocemos y consumimos (el cloruro de sodio).

Para el caso del agua de mar, la concentración es la cantidad (en peso) de sal en el agua, la cual se expresa en «partes por millón» (ppm). Si el agua tiene una concentración de 10.000 ppm de sales disueltas, entonces el uno por ciento (10.000 dividido por 1.000.000) del peso del agua proviene de las sales que se encuentran disueltas.

Gracias a este término medio, se ha determinado que la salinidad de mar es del 35‰ (o 35 gramos por 1 kg de agua), pero hay mares con una salinidad aún más elevada, como el Mediterráneo con un 38-39 ‰ y el Mar Rojo con un 43 ‰, los cuales son muy reconocidos por su mala comunicación con los océanos adyacentes, así como por sus elevados índices de evaporación.

También es importante comprender que la concentración de sal en un mismo tipo de mar no es toda igual. Por ejemplo, cerca de la superficie se produce una evaporación más fuerte, lo que hace que el agua sea más salada y la salinidad es menor en un estuario, donde se mezclan el agua dulce y el agua salada.

Entonces ¿Cuáles son los efectos del agua de mar en el cuerpo humano?

Para entender cuáles son los efectos secundarios del agua de mar, es necesario comprender cómo funciona el principio de la ósmosis, proceso por el que el agua pasa de una solución menos concentrada a otra más concentrada por medio de una membrana semipermeable. Esta membrana celular permite el paso del agua, pero no el de las partículas disueltas en el agua, como la sal.

En situaciones normales, la concentración de sal dentro de las células es igual a la concentración presente en el exterior, por lo que hay un equilibrio osmótico perfecto. Pero cuando se bebe agua, el cuerpo pasa por una diferencia de concentración, por lo que el agua del exterior de la célula se mueve hacia el interior con tal de mantener el equilibrio. Este proceso es conocido como estado isotónico. Sin embargo, cuando se ingiere demasiada agua salada, este equilibrio es seriamente alterado, por lo que las células tendrán que trabajar mucho más para poder restablecerlo, lo cual desencadena algunos efectos secundarios como deshidratación y daño renal severo.

Deshidratación

Cuando se ha ingerido el agua de mar, el cuerpo comenzará a trabajar para eliminar el exceso de sal mediante la producción de orina, por lo que notaremos como el líquido empezará a salir con mucha rapidez, por lo que notaremos que orinaremos más de lo que habíamos bebido, lo que terminará causando una deshidratación y sus síntomas característicos: mucha sed, boca seca, calambres y dificultad del cuerpo para distribuir la sangre.

Daño renal

Como si la deshidratación no bastara, en los casos más serios puede causar un gran daño renal por culpa del funcionamiento de la ósmosis. Cuando la sangre pasa por los riñones para su depuración, el exceso de líquido pasa por medio de una membrana semipermeable a un canal dentro del riñón. Cuando la concentración de soluto en la sangre es muy alto, el agua no pasará a través de la barrera, por lo que la sangre no podrá ser purificada, esto llevará a los riñones a pasar por una situación estresante en la que creará altos niveles de proteínas que terminaran en la sangre sin limpiar, generando daños a los riñones y a otros órganos como el corazón o el hígado.