Salud

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando optamos por la masturbación?

Especialistas sostienen que en ciertos casos está práctica puede ser aún más sanadora que un medicamento

El sexo hace que tanto el cuerpo masculino como el femenino liberen oxitocina, que es llamada «la hormona del amor»; además, cuando se llega al orgasmo esta se junta con la adrenalina y las endorfinas; generando así la sensación de placer. Sin embargo, para poder experimentar esto no siempre hace falta otra persona como complemento, sino que se puede recurrir a la masturbación.

Lejos de los mitos y las teorías que van en contra, expertos aseguran que la masturbación es beneficiosa para el cuerpo y la mente; incluso hay testimonios de quienes afirman que es una práctica mucho más efectiva que un medicamento cuando de un dolor muscular o de cabeza se trata.

Las bondades de la masturbación

El sitio web Sanitas reseña que la respuesta sexual, bien sea por coito o por autosatisfacción, «ayuda a recuperar el balance adecuado de los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno) y LDL (colesterol malo). De hecho, las personas que mantienen relaciones sexuales satisfactorias al menos tres veces por semana reducen su riesgo cardiovascular en un 50%».

Asimismo con la liberación de endorfinas se puede lograr mejor regulación del sueño y obtener una sensación de bienestar; mientras que la oxitocina ayuda a prevenir el desarrollo de cáncer de mama, y de próstata en el caso de los hombres. Expertos sostienen que es saludable que un hombre eyacule al menos cuatro veces por semana.

Pero más allá de las ventajas que tiene en temas de salud; la masturbación es el aliado perfecto para tener relaciones sexuales verdaderamente placenteras. La razón de esto es sencilla: hacer auto tocamientos ayuda a saber dónde y de qué manera el propio cuerpo genera una respuesta positiva a las estimulaciones.

Hoy en día esta práctica no está limitada solo al uso de las manos; en el mercado de los sex shops hay decenas de herramientas que hacen el momento mucho más entretenido y que retan la creatividad.

Vaginismo y eyaculación precoz

Un estudio llamado Masturbación: mitos y realidades, de la autoría de Alberto Bardi, Carolina Leyton y Vania Martínez; da cuenta de que esta se «ha utilizado para la recuperación de la capacidad orgásmica en víctimas de un trauma sexual, en el vaginismo, en disfunciones de la excitación sexual, en la anorgasmia en el coito, en la disfunción eréctil, en la eyaculación precoz y en la eyaculación retardada».

Ahora bien, hay que tener en cuenta que tal y como dice el dicho, «todo en exceso es dañino»; esta investigación concluyo que la práctica no es normal cuando se hace en público afectando la tranquilidad de otros y cuando se convierte en el único medio de satisfacción personal.

El exceso de ella puede significar un problema psiquiátrico que requiera la atención de un especialista.

 

Síguenos en Google Noticias