Salud

¿Qué provoca las cefaleas al despertar? Esto dicen los expertos

Los dolores de cabeza son uno de los padecimientos más comunes del mundo y este puede desarrollarse debido a diversos factores

Las razones por las que se puede despertar con dolor de cabeza o cefalea varían de persona a persona, ya que se puede producir por todo tipo de síntomas: ronquidos, apnea del sueño, usar una almohada errónea, dormir en una posición incorrecta, consumo de bebidas alcohólicas, uso de ciertos medicamentos antes de acostarse o simplemente insomnio. De hecho, cuando el sueño es demasiado corto, demasiado largo o perturbado, al despertar el individuo puede experimentar un dolor de cabeza de intensidad y duración variables.

Evitar la cefalea y la importancia del sueño

Un sueño reparador y con la duración adecuada, contribuye significativamente a la salud de nuestro organismo, tanto física como mental. De acuerdo con el Dr. Vincenzo Tullo, especialista en neurología y jefe de la clínica de cefaleas de Humanitas, «gracias al sueño, nuestro cuerpo recupera la energía que pierde por las actividades que se realizan durante el día, favoreciendo los procesos metabólicos y manteniendo un buen estado de ánimo».

Sin embargo, el sueño puede verse perturbado por diversos factores, por ejemplo, una comida muy pesada o cargada y demasiado próxima a la hora de acostarse, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, una habitación demasiado cálida o incluso un estado de ansiedad y estrés que impide a la mente alcanzar el estado de relajación adecuado.

Otras causas relacionadas:

  1. Insomnio.
  2. Enfermedades de tipo psicológico como ansiedad o depresión.
  3. Un periodo de gran cantidad de estrés.
  4. Problemas personales o laborales.
  5. Ronquidos.
  6. Hipertensión arterial.
  7. Bruxismo: Tensión en la zona de la mandíbula que lleva a apretar y rechinar los dientes mientras se duerme.

Recomendaciones para mejorar la calidad del sueño

Para las personas que no consiguen regularizar el tiempo y la calidad del sueño (sea cual sea la causa) y que continúan experimentando esta situación durante más de dos o tres semanas, se les recomienda consultar a un especialista en neurología, el cual podrá brindar todas las indicaciones adecuadas y diagnosticar cualquier patología como las que hemos mencionado, desde la apnea del sueño hasta el bruxismo. Sin embargo, existen algunos trucos que en cualquier caso son útiles para poner en práctica diariamente:

  1. Si te sientes cansado durante el día y quieres echarte una «siesta», que esta no supere los 45 minutos.
  2. Mantén un descanso nocturno regular: acostarse y levantarse a la misma hora siempre ayuda a nuestro organismo a acercarse al sueño.
  3. Procura que la habitación en la que vayas a descansar tenga la temperatura adecuada, es decir que no puede ser demasiado caliente, pero tampoco demasiado fría, además de estar bien ventilada, ser oscura y silenciosa.
  4. En caso de que se presente alguna dificultad para conciliar el sueño, puedes ingerir infusiones de hierbas que tengan un efecto relajante, como la manzanilla, la valeriana o la lavanda, y, si el especialista lo recomienda, sedantes hipnóticos.
  5. En caso de que los problemas de sueño sean ocasionados por pequeñas ansiedades cotidianas o malos hábitos, lo mejor que se puede hacer es cambiar el estilo de vida para mejorar la actitud ante el sueño.
  6. En las horas previas al sueño, es bueno no estimular el cerebro, por ejemplo, no encender o utilizar el celular y evitar el uso de sustancias que pueden afectar a distintas zonas del cuerpo, como el tabaco, el alcohol, la cafeína y las comidas muy pesadas, azucaradas o picantes.

 

Síguenos en Google Noticias