¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

¿Qué son esas manchas marrones que aparecen en la piel a medida que envejecemos?

A medida que envejecemos, nuestra piel experimenta una serie de cambios visibles, entre los cuales destacan la aparición de pequeñas manchas de color marrón. Estas peculiares marcas, conocidas como lentigo senil o taches de senescencia, se han convertido en un fenómeno común que afecta a millones de personas en todo el mundo.

¿Qué es el lentigo senil?

El lentigo senil se caracteriza por la presencia de pequeñas manchas de entre 1 y 3 milímetros de diámetro, de forma redondeada y tonalidad marrón. Estas lesiones pigmentadas suelen localizarse principalmente en áreas expuestas al sol, como el rostro, el cuello, los antebrazos y el dorso de las manos.

Desde un punto de vista científico, el lentigo senil se origina por una hiperpigmentación cutánea, es decir, un aumento significativo en la actividad de los melanocitos, las células responsables de la producción de melanina, el pigmento que determina el color de nuestra piel.

Factores desencadenantes del lentigo senil

Existen diversos factores que pueden contribuir a la aparición del lentigo senil. Entre los principales se encuentran:

Exposición solar prolongada

La exposición excesiva a los rayos ultravioleta del sol es uno de los principales detonantes del lentigo senil. Las zonas de la piel más expuestas, como el rostro, el escote y las manos, son las más propensas a desarrollar estas manchas.

Envejecimiento cutáneo

A medida que envejecemos, la piel pierde gradualmente su capacidad de regeneración y reparación. Este proceso, conocido como «fotoenvejecimiento», acelera la aparición del lentigo senil.

Contaminación ambiental

Estudios recientes han demostrado que la exposición a partículas finas presentes en la contaminación atmosférica también puede contribuir a la formación de lentigos, especialmente en el dorso de las manos y las mejillas.

Factores genéticos

Algunas personas parecen tener una predisposición genética a desarrollar lentigos, lo que sugiere que ciertos rasgos hereditarios pueden influir en la susceptibilidad a esta condición.

Foto Freepik

Impacto psicológico del lentigo senil

Si bien el lentigo senil no representa un riesgo para la salud, su aparición puede tener un impacto significativo en la autoestima y el bienestar emocional de quienes lo padecen. Muchas personas se sienten incómodas o avergonzadas por estas manchas, lo que puede afectar su confianza y su interacción social.

Opciones de tratamiento para el lentigo senil

Afortunadamente, existen diversas alternativas terapéuticas disponibles para abordar el lentigo senil. Algunas de las opciones más comunes incluyen:

Terapia láser

Los tratamientos con láser de vanguardia pueden ayudar a reducir la apariencia de las manchas, al destruir selectivamente los melanocitos hiperactivados.

Crioterapia

La aplicación de nitrógeno líquido sobre las lesiones puede provocar la congelación y posterior eliminación de las manchas.

Peelings químicos

Los peelings con sustancias exfoliantes, como ácidos glicólico o retinóico, pueden ayudar a regenerar la piel y disminuir la pigmentación.

Dermoabrasión

Esta técnica consiste en un «lijado» controlado de la superficie de la piel, que busca eliminar las capas más externas y reducir la visibilidad de las manchas.

Tratamientos despigmentantes

Ciertos productos tópicos a base de vitamina C y otros ingredientes activos pueden ayudar a aclarar y atenuar la apariencia de las manchas.

Es importante destacar que, si bien estos tratamientos pueden ser efectivos, en muchos casos las manchas tienden a reaparecer con el tiempo. Por lo tanto, la prevención y el cuidado adecuado de la piel son fundamentales para minimizar la incidencia del lentigo senil.

Consejos para prevenir el lentigo senil

La mejor estrategia para hacer frente al lentigo senil es la prevención. Algunos consejos clave incluyen:

  • Utilizar protección solar de amplio espectro y factor de protección alto (SPF 30 o superior) siempre que se esté expuesto al sol.
  • Evitar la exposición solar prolongada, especialmente durante las horas pico de radiación ultravioleta.
  • Mantener una rutina de cuidado de la piel que incluya productos con ingredientes despigmentantes, como la vitamina C y los retinoides.
  • Considerar la posibilidad de usar sombreros, viseras y otras prendas que brinden cobertura adicional a las áreas más propensas.
  • Mantener una dieta saludable y equilibrada, rica en antioxidantes, que ayuden a proteger la piel del daño oxidativo.
  • Consultar regularmente con un dermatólogo para realizar un seguimiento y detección temprana de cualquier cambio en la piel.
4.7/5 - (3 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira