¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

¿Qué sucede en el cerebro de una persona cuando tiene dislexia?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la habilidad de una persona para leer, escribir y comprender el lenguaje. Aunque se ha estudiado durante décadas, todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre su origen y cómo afecta el cerebro. Sin embargo, gracias a los avances en la tecnología de la imagenología cerebral, los científicos han logrado obtener una visión más clara de los mecanismos subyacentes de la dislexia.

¿Qué es la dislexia?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta aproximadamente al 10% de la población. Se caracteriza por dificultades persistentes en la lectura, escritura y habilidades relacionadas con el lenguaje, a pesar de una inteligencia normal y oportunidades educativas adecuadas. Las personas con dislexia pueden tener dificultades para reconocer y procesar los sonidos del habla, lo que dificulta la conexión entre las letras y los sonidos correspondientes. Esto puede llevar a problemas de lectura y comprensión.

Factores genéticos y ambientales

La dislexia tiene una base genética, y se ha demostrado que se transmite en las familias. Los estudios han identificado varios genes que pueden estar asociados con la dislexia, aunque la influencia de estos genes puede variar entre las personas. Además, se han identificado factores ambientales que pueden contribuir al desarrollo de la dislexia, los cuales incluyen la exposición a toxinas durante el embarazo, la falta de estimulación temprana del lenguaje y factores socioeconómicos.

El papel de la imagenología cerebral

La imagenología cerebral ha sido una herramienta invaluable en la investigación de la dislexia. Las técnicas de imagenología cerebral permiten a los científicos observar la actividad del cerebro en tiempo real y proporcionar información sobre las áreas del cerebro que están involucradas en la lectura y el procesamiento del lenguaje. Esto ha llevado a importantes descubrimientos sobre cómo funciona el cerebro de las personas con dislexia y cómo difiere del cerebro de las personas sin el trastorno.

Diferencias estructurales en el cerebro de las personas con dislexia

Los estudios de imagenología cerebral han revelado diferencias estructurales en el cerebro de las personas con dislexia. Por ejemplo, se ha encontrado que algunas áreas del cerebro relacionadas con la lectura, como el giro angular y el giro frontal inferior, son más pequeñas en las personas con dislexia. Estas diferencias pueden afectar la forma en que estas áreas del cerebro procesan la información y dificultar la lectura y la escritura.

Foto Freepik

Diferencias en la conectividad del cerebro

Además de las diferencias estructurales, los estudios de imagenología cerebral también han demostrado diferencias en la conectividad del cerebro en las personas con dislexia. La conectividad se refiere a la forma en que diferentes áreas del cerebro se comunican entre sí. Se ha encontrado que las personas con dislexia tienen una conectividad alterada en las áreas del cerebro involucradas en la lectura y el procesamiento del lenguaje. Esto puede afectar la forma en que el cerebro procesa la información y dificultar la lectura y la escritura.

Respuestas del cerebro durante la lectura

La imagenología cerebral también ha permitido a los científicos estudiar las respuestas del cerebro durante la lectura en personas con y sin dislexia. Los estudios han demostrado que las personas con dislexia tienen respuestas cerebrales diferentes durante la lectura en comparación con las personas sin el trastorno. Estas diferencias pueden reflejar dificultades en el procesamiento de los sonidos del habla y la conexión entre las letras y los sonidos correspondientes.

Intervenciones basadas en la imagenología cerebral

Los avances en la imagenología cerebral también han llevado al desarrollo de intervenciones basadas en la imagenología cerebral para tratar la dislexia. Por ejemplo, se ha demostrado que la estimulación magnética transcraneal, una técnica que utiliza campos magnéticos para modular la actividad cerebral, puede mejorar la lectura en personas con dislexia. Esta intervención se basa en la idea de que estimular áreas específicas del cerebro puede ayudar a compensar las dificultades en el procesamiento del lenguaje.

3/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira