Cocina y recetas

¿Quieres un café perfecto? Te contamos los errores que nunca debes hacer

Beber café es uno de los hábitos más comunes en el mundo, su consumo nos llena de energía y, en muchas ocasiones, es la fuente de nuestro buen humor. Además de poseer increíbles propiedades que contribuyen al buen funcionamiento del organismo, es una bebida recomendada para muchas situaciones. Sin embargo, aún hoy, muchas personas prefieren esperar a salir de casa para disfrutar de uno.

Y todo por algunos errores triviales que hacen que el café casero sea desagradable. Pues la verdad es que el café hecho en casa puede ser incluso mejor que el del bar. Lo importante es aprender a hacerla de forma correcta, evitando algunos errores en los que la gente suele caer por las prisas. Descubramos cuáles son los más graves y cómo evitarlos.

Utilizar cualquier tipo de agua.

El ingrediente principal de esta maravillosa bebida es el agua. Sin embargo, es preferible evitar el uso de agua del grifo o alguna otra que ya haya sido utilizada. Es mejor optar por agua purificada, de la que que tomamos día a día. Esta, al tener menos residuos y bacterias, ayuda a mantener el sabor original y las propiedades de la bebida. Además, la cantidad de agua que se utilice debe ser precisa, por lo que no se recomienda llenar la cafetera.

No hagas presión a la bolsa del café.

Existen muchas personas que tienen la creencia de que al presionar la bolsa del café se obtendrán mejores resultados, dándole un toque más intenso a la bebida. Lo cierto es que lo único que podrás obtener de esto, será un café más pesado y con un ligero sabor a quemado.

Cocinar el café a fuego alto.

Este es un error muy común cuando no tenemos tiempo: cocinar el café a fuego alto para que se pueda preparar rápido. Lo que muchos no saben es que la preparación del café es un ritual, por lo que se necesita tiempo para estar listo. Es por eso que, el fuego al que debemos cocinar el café debe ser de medio a bajo.

Ahora que tenemos todas las indicaciones correctas, tomar café en casa será más agradable que nunca. Y el de la barra se convertirá en un mimo que te puedes dar cuando estés fuera y no es la única forma de disfrutar de algo bueno. Prueba para creerlo.

Publicaciones relacionadas