LifeStyle

Razones por las que deberías usar talco de bebé en tu jardín

El día de hoy vamos a descubrir las ventajas que tiene emplear este producto de bebé en el huerto o jardín.

Se trata de un polvo muy popular y usado principalmente en el cuidado de los niños. Al ser un producto sano e inocuo, es muy recomendado para la higiene personal diaria debido a su capacidad de prevenir la fragilidad y delicadeza de la piel. Sin embargo, muchas personas no saben que el talco es un elemento versátil que no solo está limitado al cuidado de los bebés, ya que puede tener serios beneficios en muchos otros ámbitos, incluido el jardín y el cuidado de las plantas de interior.

Pero ¿De dónde procede el talco?

El polvo de talco proviene de depósitos de roca que se han extraído del sueño, y el proceso consiste en moler todo por completo, filtrarla y clasificarla. Solamente aquellos que cumplen las normas de seguridad e higiene se transforman en polvo, se prueban y se llevan a las fábricas. El principal beneficio que se obtiene de este producto es que su uso no provoca reacciones químicas o alérgicas y puede aplicarse sin ningún riesgo a todo tipo de pieles o organismos vivos.

Entonces, ¿Cómo podemos emplear el talco en el cuidado del jardín?

Muchos adultos confían plenamente en este producto para cuidar la piel de los bebés o propia. En realidad, es bastante útil para calmar las erupciones o eliminar los malos olores. Sin embargo, el polvo de talco también tiene ventajas en los huertos.

Cuidado de las flores

Para nadie es un secreto que las plantas del jardín están expuestas a la invasión de insectos, los cuales rápidamente generan enfermedades que a menudo son nocivas. Aunque muchos no lo crean, los polvos de talco son muy útiles para proteger las plantas de diversas maneras. En primer lugar, si rocías un poco los bulbos de tus plantas, la probabilidad de que las raíces se pudran es más baja gracias a que este producto actúa como un repelente muy efectivo, produciendo una capa protectora que evitará el ataque de hormigas, escarabajos, pulgones y demás insectos que se comen las plantas. Además de que también mantendrá alejadas a las ardillas y conejos que merodean por los alrededores.

Las plantas en el jardín

Durante los últimos años, el uso de repelentes naturales de insectos se ha convertido en un producto muy popular. De hecho, la tiza es uno de ellos y tiene la misma consistencia que el talco para bebés, por lo que actuará como un potente repelente contra los insectos que vienen a dañar y perturbar la paz de tu jardín.

En caso de que tengas una decoración floral en el interior de la casa, te recomendamos utilizar los polvos de talco o la tiza para combatir o evitar la aparición de plagas en el hogar. Por lo tanto, se trata de un gran aliado para mantener alejados a los molestos invasores y ayudar a que las flores se mantengan de la mejor forma posible. Para emplear este método, debes echar un poco de este producto en la zona por la que transitan las hormigas dentro de tu casa.

Por otro lado, los polvos de talco también son muy efectivos para proteger las raíces de algunas plantas que son especialmente sensibles a la humedad, sobre todo las que acaban de ser plantadas. Al replantar o podar una planta, este producto absorberá el exceso de humedad del suelo, evitando que las raíces se pudran y que las plantas mueran.

Asimismo, muchas personas siempre tienen la preocupación de que en su jardín aparezcan escarabajos. Pero, no te preocupes, ya que una manera sencilla de evitar que ataquen tus flores es espolvorear un poco de talco en las hojas. De esta forma, se mantendrán alejados durante un largo periodo de tiempo.