5 razones por las que el coronavirus afecta a algunos países más que a otros

¿Por qué el virus se ha propagado masivamente en algunas partes del mundo y no en otras? Un equipo de expertos ha identificado 5 factores que tratan de resolver esta pregunta.

Desde que la emergencia comenzó, el único hecho cierto hasta ahora es que el coronavirus se ha extendido por todo el mundo. Sin embargo, el enigma sin resolver, es la razón por la que esto no ha sucedido con la misma intensidad. En grandes ciudades como Nueva York, París y Londres, por ejemplo, el virus ha tenido un enorme impacto, pero en ciudades densamente pobladas como Bangkok, Bagdad y Nueva Delhi la propagación ha sido mucho menor.

Pero entonces, ¿cuáles son los factores que determinan estas diferencias?

Un equipo de expertos de todo el mundo ha tratado de identificar los 5 factores que permiten explicar dónde y por qué el virus ha prosperado más en algunas zonas y mucho menos en otras: el medio ambiente, la demografía, la cultura y la respuesta rápida de las autoridades. Y un quinto factor menos oficial: la suerte.

Calor y humedad en el clima

Parece que al coronavirus no le gusta el calor. Si observamos la geografía del contagio, observamos que el virus se propagó rápidamente durante el invierno en países de clima templado como España y los Estados Unidos, mientras que estuvo casi ausente en países cálidos como el Chad o Guyana.

Sin embargo, según muchos investigadores, el clima cálido no es suficiente para combatir la enfermedad. De hecho, en la Amazonia brasileña, donde el clima es tropical, hay uno de los peores brotes en los países en desarrollo. «La hipótesis más convincente es que el clima de verano contribuye, pero no es suficiente para frenar el aumento de los casos o provocar una reducción de estos», explicó Marc Lipsitch, director del Centro para la dinámica de las enfermedades transmisibles de la Universidad de Harvard.

El poder de la juventud

Los datos muestran que los países que se salvaron de una epidemia masiva son en su mayoría poblaciones jóvenes. De hecho, Robert Bollinger, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad Johns Hopkins, explicó que los jóvenes afectados por el coronavirus han demostrado ser más asintomáticos o con síntomas leves, y que transmiten el virus con menos facilidad.

En Italia y España la edad media de la población es superior a 45 años y la edad media de las víctimas es de unos 80 años y son, de hecho, dos de los países más afectados por la pandemia. Sin embargo, hay excepciones a la teoría demográfica. La población del Japón, por ejemplo, es la más antigua del mundo, pero el Estado ha registrado menos de 520 muertes (el número de casos, sin embargo, ha aumentado con el incremento de los análisis de muestras).

Un bloqueo oportuno

La imposición de medidas restrictivas y el distanciamiento social de manera abrupta fue un elemento importante para prevenir el brote de contagio en muchos países. Vietnam y Grecia, por ejemplo, introdujeron medidas de aislamiento social casi de inmediato y lograron limitar la propagación del virus.

Países como Tailandia y Jordania han experimentado un colapso en nuevos casos positivos tras el cierre de las fronteras nacionales, las escuelas y muchos negocios.

La OMS también destacó la eficacia de las medidas de aislamiento, con la prohibición de los eventos religiosos y deportivos. Sin embargo, una excepción importante es la del Irán, que impuso el cierre de los lugares de culto el 18 de marzo, pero que más tarde vio cómo la epidemia se propagaba rápidamente, matando a miles de personas.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

El tema cultural

Los factores culturales también afectan a la propagación del virus. La tendencia natural de algunas sociedades a mantener su distancia puede haber protegido a algunos estados.

En Tailandia y la India, donde el número de personas infectadas es relativamente baja, las personas se saludan sin contacto, acercando las palmas de sus manos como lo hacen en la oración. Por otra parte, en muchos países del Oriente Medio, como en Irak, la gente tiene el hábito de abrazarse y darse la mano, pero el número de personas infectadas hasta ahora es bajo.

Para algunos países el factor que ha afectado favorablemente al ataque de coronavirus es también el llamado «distanciamiento nacional». Estados remotos como el Pacífico Sur o el África subsahariana no registran muchos casos de la enfermedad, tal vez porque no han sido invadidos por extranjeros que la hayan «importado» masivamente.

El quinto elemento: La suerte

Analizando los datos y las excepciones, se puede decir que todas las teorías expuestas son probables, pero no seguras. Esta desigualdad también se ve afectada por el hecho de que muchos países no proporcionan datos reales sobre el contagio por coronavirus, lo que crea una fuerte subestimación del número de positivos y de muertes.

Probablemente en la base del fenómeno hay una combinación de los factores discutidos anteriormente, en cuya ecuación, sin embargo, hay un último elemento: pura casualidad, y también mala suerte.

Los países con culturas y climas similares pueden presentar situaciones opuestas: basta con que una sola persona positiva al coronavirus participe en un evento social muy concurrido y desencadene una bomba de contagio, desencadenando lo que los investigadores llaman un evento «superdifusor».

 

También puedes leer: Coronavirus y Vitamina D, ¿hay una relación?