Cocina, recetas y alimentos

Razones por las que no debes tirar un limón después de exprimirlo

El limón es uno de los alimentos más utilizados en la cocina, ya sea para darle sabor a las comidas, como agente limpiador o como ingrediente en la preparación de dulces. La versatilidad de este cítrico lo convierte en una pieza clave en las neveras de muchas personas.

En la vida cotidiana nos puede pasar muchas veces exprimir un limón quizás para preparar una rica limonada o para obtener jugo para dar sabor a nuestros platos. Sin embargo, la corteza sobrante generalmente la tiramos de inmediato. No todo el mundo lo sabe, pero es un grave error. Sí, porque la ralladura de limón se puede reutilizar de muchas formas diferentes, algunas más originales y creativas que otras. Cuando veas lo que puede hacer con la corteza, seguramente te sorprenderás.

Condimento para algunas recetas

Solo debes cortar tiras muy finas y dejar que se sequen, luego colócalas en un recipiente de cristal con el fin de obtener un condimento casero listo para preparar tus platillos.

Pimienta aromatizada o sal

Deja que las cáscaras del limón se sequen, colócalas en un recipiente con los granos de pimienta o sal y mezcla.

Cáscaras de limón confitadas

Se trata de una de las recetas más deliciosas, son perfectas para la temporada navideña y son una alternativa maravillosa a las habituales naranjas.

¿Cómo prepararlas?

Pon a hervir las cáscaras y deja que se reposen todo el día. Luego, córtalas en tiras y cubre con agua fría. Una vez hecho lo anterior, volvemos a hervir las cáscaras. Cuando estas se hayan enfriado, ponlas a escurrir. Agrega la misma cantidad de agua y azúcar al recipiente que contenga las tiras del cítrico. Por último, déjalas cocinar a fuego medio hasta que el almíbar se vuelva espeso y las cáscaras se vean brillantes.

Los increíbles beneficios que puede traer la cáscara del limón no solo se quedan en lo gastronómico, puesto que también se puede utilizar para la limpieza del hogar:

Limpiar las tablas de cortar alimentos

A medida que pasa el tiempo, este elemento de cocina tiende a convertirse en una guarida de gérmenes y bacterias. No obstante, frotando la piel de limón por toda la superficie se conseguirá ejercer una potente acción desengrasante e higienizante.

Elimina el óxido

Aunque muchas personas no lo crean, este magnífico alimento es también un eliminador natural de óxido. Solo debes esparcir un poco de sal por toda la superficie afectada y frotar la cáscara del limón como una esponja. Finalmente, déjalo actuar por unas horas y lávalo con normalidad.

Elimina los malos olores de la nevera y de la canasta de basura.

La piel del limón tiene la capacidad de absorber los malos olores y dejar un aroma fresco. Solo debes dejar una cáscara de este alimento dentro de la nevera o la canasta de la basura, con el fin de deshacerse de los malos olores y hacer que el cesto se mantenga con un aroma neutro hasta que sea el momento de vaciarlo.