LifeStyle

¿Realmente crece el vello más grueso cuando te depilas con cuchilla?

Por lo general, se cree que el afeitarse con cuchilla hace que los pelos del cuerpo se multipliquen, haciendo que crezcan más gruesos y fuertes Sin embargo, esta afirmación es completamente errónea. Es cierto que luego de realizar la depilación tenemos la sensación de que los vellos se vuelven más fuertes, pero esto es solo un efecto que se genera durante el crecimiento .

Al realizar la depilación con cera hay cierta dosis de masoquismo, ya que se sentimos un poco de ese dolor placentero. Retirar estos vellos no es sencillo, no es como ir al salón de belleza a que te corten el cabello. Retirarse los vellos del cuerpo con cera es muy doloroso, ya que los arrancas a presión sin usar tijeras o máquinas de afeitar o cuchillas. A diario, los salones de belleza son cómplices del sufrimiento que padecen los clientes al someterse a la depilación con cera.

Pero ¿Nunca has pensado el motivo por el que usamos la depilación con cera cuando podemos usar una cuchilla y evitar todo ese dolor? Seguramente es más fácil, menos doloroso y más económico. La respuesta más común es que las cuchillas para afeitarse hacen que el vello sea más grande y grueso, empeorando la situación después de haberse rasurado.

Pero ¿Qué tan cierto es esto?

Afeitarse usando cuchillas no hace crecer el vello ni lo endurece. Si esto fuera, aunque sea un poco cierto, todos los que se rasuran a diario tendrían una barba grande y extremadamente gruesa, pero todos sabemos que no es así. A diario, hay miles de personas que se rasuran la barba, y no por eso la cantidad de vellos aumenta.

En definitiva, con la cuchilla no te crecerá el pelo más grueso y espinoso pero si hará que la piel se irrite con facilidad y el vello aparezca más rápido. A fin de cuentas, la cuchilla tan solo actúa sobre la capa más superficial de la piel, por no hablar de las pequeñas heridas o cortes que se pueden producir con el uso de la cuchilla.

Entonces, ¿Cómo crecen los vellos?

El vello se divide en 2 partes: la primera es la parte visible, y la segunda es la parte invisible. Cada vello tiene su propio folículo piloso, siempre que nos rasuramos se quita la parte visible del vello, pero no se elimina el folículo, por lo que permanece intacto en su lugar, en donde van a crecer más pelos en la misma posición. Esto significa que si no se multiplican los folículos no se pueden multiplicar los pelos. Con el tiempo, los pelos expuestos al aire y a la luz pierden su color. En cambio, los pelos que vuelven a crecer mantienen su color original y, por tanto, son más oscuros que los que había antes.

Todas tenemos nuestras preferencias y técnicas favoritas para depilarnos en función de nuestras necesidades y tiempo. Si quieres lucir una piel suave como la seda y sin rastro de vello, elige el método que mejor se adapte a tu estilo de vida y sal a la calle con total confianza.

Publicaciones relacionadas