Cocina y recetas

Receta para preparar un batido verde en casa

Solo necesitarás dos tazas de verduras de hoja verde, dos de agua o leche vegetal y tres de fruta congelada de tu preferencia para preparar un delicioso batido verde.

Hay momentos en los que nuestro cuerpo necesita desintoxicarse y expulsar las toxinas acumuladas. Disfrutar un batido verde como desayuno o como tentempié a mediodía ofrece un auténtico concentrado de vitaminas y minerales depurativos.

Pero ¿Qué es lo que hace especial a un batido?

Un batido es más ligero porque no contiene leche de vaca, sino agua o leche vegetal. Lo que hace a un batido verde y saludable es que contenga verduras de hoja verde, como espinacas, lechuga, col rizada, col, col china o rúcula.

¿Qué importancia tienen las verduras de hoja verde en nuestra salud?

La OMS ha destacado la importancia de las verduras de hoja verde en nuestra dieta. De hecho, hacen hincapié en que las verduras deben representar 2/3 de los alimentos servidos en la mesa y que las de hoja verde sean la mayoría. La razón es su cantidad de fibra, muy útil contra las enfermedades cardiovasculares y del sistema digestivo. Además, contienen clorofila, un pigmento necesario para la supervivencia de las plantas, ya que les permite transformar la luz solar en nutrientes. Pero (y esto es algo que seguramente muchos no saben), también es especialmente útil para los humanos. Todavía se están realizando estudios al respecto, pero ya se han revelado algunos de los beneficios que parece aportar:

  1. Aumenta el aporte de oxígeno a la sangre.
  2. Tiene fuertes propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y depurativas.
  3. Regula la flora intestinal y mejora la circulación.
  4. Investigaciones señalan que puede ser capaz de darnos energía en momentos de estrés o cansancio.

Además, se ha comprobado que las verduras de hoja verde también son ricas en hierro, minerales y muchas vitaminas.

Cómo preparar un batido verde en casa.

Dependiendo de las frutas y verduras, existen muchas versiones para batidos verdes. Sin embargo, podemos enseñarte algunos trucos generales que te ayudarán sin tener en cuenta ingredientes específicos. Lo primero es mantener las proporciones adecuadas de fruta, verduras de hoja verde y líquidos. Para calcularlos, el método más fácil es el anglosajón basado en las copas.

Para 2 tazas de verduras de hoja verde calcula 2 tazas de parte líquida y 3 tazas de fruta. Si el método de las tazas no te parece exacto, también puedes calcular 500 ml de líquido, dos puñados de verduras y para la fruta, depende del tipo. En el caso de plátanos, por ejemplo, deben ser 3 plátanos grandes, pero en el caso de las ciruelas, que son mucho más pequeñas, se puede usar hasta una docena. Puedes agregar unos cuantos cubos de hielo para disfrutar del batido rápidamente, asegúrate de que una parte de la fruta introducida en la licuadora esté congelada.

Para la parte líquida puedes elegir entre agua, agua de coco o leche vegetal. Como toque final puedes agregar semillas de chía, de calabaza, cacao, canela o frutos secos, es un toque que depende de tus gustos.

¿Cómo es el proceso? Obviamente, debes ir paso a paso, comienza por mezclar las verduras de hoja verde y la parte líquida, después agrega la fruta y licua nuevamente. Es todo, ya puedes disfrutar de tu preparación.

Algunos ejemplos de batidos verdes.

Si nunca preparaste un batido verde antes, veamos algunos ejemplos:

Primer ejemplo: requiere de 2 tazas de espinacas, 2 tazas de agua, 1 taza de mango, 1 taza de piña y 1 taza de plátanos congelados.

Segundo ejemplo: 2 tazas de espinacas, 2 tazas de agua de coco, 1 taza de aguacate, 1 taza de pepino y 1 taza de plátanos congelados.

Tercer ejemplo: 2 tazas de lechuga, 2 tazas de leche de almendras, 1 taza de melocotones, 1 taza de manzanas, 1 taza de plátanos congelados y 1 cucharada de semillas de chía.

Publicaciones relacionadas