Belleza

Reglas básicas para cuidar tu piel durante el otoño

La transición que sucede del verano al otoño es siempre muy importante, sobre todo porque muchos consideran que, con la baja de los niveles de luz, las temperaturas y el calor, no hace falta tener que preocuparse tanto por nuestra piel y este es uno de los errores más fatales que después traerán más de un efecto secundario no deseado. Por ese motivo, el día de hoy te daremos las reglas básicas a tener en cuenta para esta temporada.

El cuidado de la piel durante el otoño también incluye el uso de protección solar

No es cierto que solo se deba utilizar protección solar durante la temporada de verano, ya que en otoño también debemos seguir protegiendo nuestra piel, la cual está expuesta al sol sin importar que no los notemos mucho, así que lo mejor es aplicar una pequeña porción de estos productos cuando salimos de casa y que la piel se mantenga saludable aunque los rayos no sean tan intensos. Recuerda que aunque la intensidad a simple vista parezca menor, siguen siendo muy perjudiciales, especialmente si eres de los que salen a hacer deporte o simplemente a pasear con frecuencia.

Consejos sencillos para hidratar la piel día a día

Aplicar una crema hidratante al menos dos veces al día

La hidratación siempre será un factor importante en nuestro cuidado diario, se trata de un aspecto vital en todas las estaciones. Sin embargo, al salir del verano, con la piel claramente más deshidratada, es importante hidratarse con cierta frecuencia. Nosotros te recomendamos hacerlo al menos unas dos veces al día para mantener una piel más flexible y sin arrugas. Por supuesto, además de las cremas, beber agua es un factor crucial para reducir la piel tensa y debilitada por los rayos del sol.

Exfolia tu piel una vez a la semana

Cuidar la piel durante el otoño requiere tomar varias medidas que deben ser constantes. Una de ellas es realizar una exfoliación tanto del rostro como del resto del cuerpo. Esta es una forma útil para dejar atrás la piel muerta y renovarla para la nueva estación y el resto del año. Sin embargo, para evitar efectos secundarios, realizarlo una vez a la semana es suficiente y usa un exfoliante suave que no irrite la piel.

No utilices demasiado jabón en tu rutina diaria

Algunas veces aplicamos grandes cantidades de jabón o champús, si hablamos del cabello. Pero debemos darnos cuenta de que usar demasiado de estos productos no es necesario y puede ser contraproducente. Con una pequeña porción será suficiente para tomar una buena ducha limpiadora. Ten en cuenta que a veces los productos que utilizamos no son del todo buenos para la piel, por lo que con una cantidad moderada estaremos cuidando todo nuestro cuerpo de los excesos.

Será mejor no usar agua caliente

La alta temperatura del agua puede hacer que la piel pierda su primera capa de protección. Esto la dejará más indefensa y propensa a sufrir los efectos del día a día. Así que lo mejor es ajustar la temperatura para no utilizar demasiada agua caliente.

Síguenos en Google Noticias