Cómo regular el colesterol con alimentos que contienen vitamina E

El colesterol alto y los triglicéridos deben mantenerse siempre bajo control. Si bien son sustancias importantes para la salud de nuestro cuerpo, un alto nivel de colesterol malo y triglicéridos puede causar problemas de salud, a veces incluso graves.

En este sentido, estudios recientes han demostrado la importancia de la vitamina E en la regularización del colesterol sanguíneo. La vitamina E no es una vitamina única, sino un grupo de vitaminas solubles en grasa con efectos antioxidantes. De acuerdo con las pautas, la cantidad correcta de vitamina E que se debe tomar por día es de 15 miligramos. Sin embargo, una investigación ha sugerido que esta cantidad puede no ser adecuada, ya que nuestros tejidos no la absorben por completo cuando nos enfrentamos con un alto nivel de colesterol malo, ya que contribuyen a bloquear este micronutriente en el torrente sanguíneo.

Tener altos niveles de vitamina E en la sangre no es perjudicial, ayuda a mantener los niveles de LDL (colesterol malo) bajo control y aumenta los procesos antioxidantes, que son esenciales para proteger los tejidos de nuestro cuerpo de la oxidación y los radicales libres dañinos. Hay ocho formas distintas de vitamina E, pero los investigadores creen que solo un tipo, el alfa-tocoferol, ayuda a satisfacer las necesidades nutricionales humanas. Debe enfatizarse que muchos alimentos contienen vitamina E, lo que significa que una dieta variada es suficiente para tomar esta sustancia. Sin embargo, las nueces, las semillas y algunos aceites, en proporción, tienden a contener más vitamina E. Algunas verduras verdes, algunas frutas y algunos tipos de pescado también contienen una buena cantidad de vitamina E.

  • Semillas de girasol: Las semillas de girasol son un excelente aperitivo. Se pueden añadir al yogur o ensalada. Una porción de 100 gramos (g) de semillas de girasol contiene 35.17 miligramos (mg) de vitamina E. Las semillas de girasol son ricas en nutrientes y ayudan a ingerir suficiente fibra para mantener el sistema digestivo saludable. Una porción de 100 g contiene: 8.6 g de fibra, 20.78 g de proteína, 645 mg de potasio, 325 mg de magnesio, 5 mg de zinc.
  • Almendras: por cada porción de 100 g de almendras, hay 25.63 mg de vitamina E. Es posible insertarlas como bocadillo, agregarlas a muesli por la mañana o tomar leche de almendras, siempre que sea natural y completamente sin azúcar. Las almendras también contienen: 21.15 g de proteína, 12.5 g de fibra, 733 mg de potasio, 270 mg de magnesio.
  • Aguacate: la fruta fresca con el mayor consumo de tocoferol es el aguacate, con aproximadamente 2.1 mg / 100 g, así como 10 mg de vitamina C, muy importante para nuestro bienestar. Además, no todos saben que el aguacate también contiene más potasio que los plátanos.
  • Algunos aceites: entre las mejores fuentes de vitamina E, primero tenemos las verduras, incluidos los aceites. Una cucharada de los siguientes aceites contiene: aceite de germen de trigo 20,32 mg de vitamina E, aceite de salvado de arroz 4,39 mg de vitamina E, aceite de semilla de uva 3,92 mg de vitamina E, aceite de cártamo 4,64 mg de vitamina E.
  • Espinacas: La espinaca es una buena fuente de vitamina E, fibra y potasio. Una porción de 100 g de espinaca cruda contiene 2.03 mg de vitamina E. La misma porción también contiene: 28.1 mg de vitamina C, 2.2 g de fibra y 558 mg de potasio.
  • Acelga: la acelga es una verdura de hoja verde oscura que contiene 1.89 mg de vitamina E en una porción de 100 g. Al igual que muchas verduras de hoja verde, la remolacha contiene una serie de nutrientes adicionales, incluidos 81 gramos de magnesio, 30 mg de vitamina C, 1,80 mg de hierro, 379 mg de potasio y 1,6 g de fibra.
  • Remolacha: muchos están familiarizados con el sabor de la remolacha, pero no todos saben que es posible comer los «greens» u hojas, que se pueden agregar a las ensaladas o saltear en una sartén. Una porción de 100 g contiene 1.81 mg de vitamina E. Las hojas de remolacha contienen muchos nutrientes adicionales, que incluyen vitamina A y C, potasio, fibra, hierro y calcio.
  • Trucha: una porción de 100 g de trucha contiene 2,15 mg de vitamina E. La trucha también es rica en ácidos grasos omega-3, y siempre 100 g de trucha contienen 21,11 g de proteína.
  • Pimentón: agregar un poco de esta especia a sus platos ayuda no solo a hacerlos más sabrosos, sino también a enriquecerlos con vitamina E. El pimentón contiene casi 30 mg / 100 g de tocoferol alfa.