Belleza

Remedios naturales para blanquear las axilas

Si también estás sufriendo este incómodo problema, no te preocupes, hoy te mostraremos como puedes solucionar esto con remedios naturales que dejarán tu piel completamente libre de manchas.

Para muchas personas, tener sus axilas manchadas es un verdadero inconveniente, especialmente en los días de verano cuando es necesario utilizar prendas más abiertas y que le permitan al cuerpo mantenerse fresco. La solución general suele ser esconder el problema usando camisetas holgadas para no mostrar unas antiestéticas axilas. Sin embargo, este es un problema que se puede solucionar con paciencia, y lo mejor, hay remedios naturales y que son muy eficaces.

Son varios los motivos responsables de este oscurecimiento de las axilas: la depilación constante, el uso excesivo de desodorantes y antitranspirantes, la deshidratación severa o incluso factores genéticos. Generalmente en internet se encuentran remedios que usan limón, agua oxigenada o bicarbonato de sodio para tratar manchas en las axilas, la ingle, el cuello y otras zonas sensibles del cuerpo. Pero, aunque son muy populares, algunos de estos ingredientes es mejor no tenerlos en cuenta. Según la dermatóloga Patricia Elías, especialista en la salud de la piel: «Estos ingredientes tienen la capacidad de alterar el pH de la piel, causando desequilibrio y aumentando la sensibilidad, factor que puede desatar una inflamación y empeorar la mancha».

Dicho de otra forma, antes de recurrir a cualquier tratamiento, lo mejor es evaluar cuáles son sus posibles efectos secundarios y el tiempo que se debe usar para obtener resultados. A menudo, el cuerpo señala con facilidad los problemas de la piel y las causas, y estas pueden ser la antesala de complicaciones más severas, como puede ser la diabetes o el cáncer. Por lo tanto, es fundamental dar prioridad a la salud antes de solucionar lo estético. Patricia Elías nos entrega algunas soluciones confiables y probadas para garantizar resultados positivos.

Esto es lo que debes hacer a lo largo del día.

Comienza lavando bien la zona de las axilas para luego aplicar un poco de aceite de coco para mantener la hidratación. Al ser rico en propiedades microbianas, este aceite impide el crecimiento de bacterias responsables de los malos olores. El siguiente paso es aplicar un poco de leche magnesia para ayudar a aclarar las manchas y mantener la zona fresca. De hecho, esta leche funciona como una alternativa perfecta a los desodorantes tradicionales, ya que neutraliza los ácidos carboxílicos del sudor y elimina los olores causados por la transpiración.

Si tienes manchas en la zona del cuello y los codos producto de la exposición al sol, los dermatólogos recomiendan utilizar un protector solar en lugar de la leche magnesia.

Nota: antes de proceder con la aplicación completa, te recomendamos hacer una prueba de alergia, ya que cada piel tiene reacciones diferentes.

Esto es lo que debes hacer durante la noche.

Por la noche, corta media patata y tritúrala hasta que tenga el aspecto de un puré, sin añadir agua. Este ingrediente cuenta con una enzima llamada catalasa, la cual acelera las reacciones químicas y estimula la regeneración celular sin efectos no deseados en el pH de la piel, aclarando la zona.

A la patata, agrega una cucharada de aceite de coco virgen orgánico para ayudar a la hidratación, coloca una tapa al contenedor, llena de vinagre de sidra orgánico y mezcla bien con ayuda de un algodón. Aplica y deja actuar durante 30 minutos, por último, aplica un producto para la piel que sea rico en vitamina C.

Nota: no almacenes esta mezcla, ya que la patata se oxida rápidamente y pierde sus propiedades.

Pepino.

El pepino en rodajas también es estupendo para el tono de las axilas, ya que sus propiedades exfoliantes e hidratantes y su alto contenido en vitamina E favorecen la eliminación de la piel muerta, el mantenimiento general del pH y a proporcionar una agradable hidratación, evitando que la sequedad vuelva a oscurecer las axilas.

Para aplicarlo, corta medio pepino en rodajas finas y déjalo en las axilas durante una hora, revisando que la piel esté en contacto permanente con el pepino.

Nota: te recomendamos aplicarlo antes de darte un baño. También puedes agregar gotas de zumo de limón para masajear la zona antes de retirar el producto usando agua.