Remedios naturales para reducir colesterol: todo comienza con una buena nutrición

Remedios naturales para reducir colesterol. El colesterol tiene una muy mala reputación, pero lo que no todo el mundo sabe es que se trata de una molécula de vital importancia para el buen funcionamiento del cuerpo humano.

Esencial para producir bilis, que es la sustancia que ayuda a eliminar las grasas durante la digestión, pero también es esencial para la vitamina D, las hormonas sexuales esteroides y la adrenalina. En la práctica, mientras el colesterol permanezca contenido en las membranas celulares y no toque altos niveles, tiene una función beneficiosa para el cuerpo.

Los problemas comienzan cuando hay grandes acumulaciones en la sangre y esta condición particular se llama hipercolesterolemia.

El exceso de colesterol malo, o lipoproteína de baja densidad (LDL), en realidad puede conducir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Por esta razón, si ha registrado un nivel de LDL superior a 99 mg / dL de los últimos análisis de sangre, debe consultar a su médico de atención primaria y comenzar a cambiar el tamaño de sus hábitos diarios: de la tabla al estilo de vida, para estar dentro de los límites deseables.

Remedios naturales para reducir el colesterol: nutrición

Los alimentos ricos en grasas saturadas son la causa primaria de la hipercolesterolemia. Por lo tanto, el primer remedio natural para contrarrestar el colesterol malo es cambiar el estilo de alimentación y reducir el tamaño de las porciones.

Para prevenir o reducir naturalmente los niveles de LDL, no es necesario llevar a cabo dietas prohibitivas, pero existen algunas reglas simples que establecen las bases para una dieta sana y equilibrada.

Anímate a comprar frutas y verduras de temporada, legumbres, cereales (preferiblemente enteros), pescado azul rico en Omega tres y carne blanca. Además, los esteroles vegetales no se pueden perder en una dieta diseñada para reducir el colesterol.

De estos, también conocidos como fitosteroles, algunos aceites vegetales son naturalmente ricos como el germen de trigo, la colza, el girasol, la semilla de uva y el olivo; las semillas de sésamo o de girasol; los frutos secos como almendras, avellanas, nueces y pistachos; las aceitunas y las verduras como el brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas.

Actividad física para bajar el colesterol: ¿qué hacer?

Es cierto que para reducir el colesterol es necesario decir adiós a un estilo de vida sedentario. Si ya está pensando en inscribirse en cursos costosos en el gimnasio, sepa que la OMS ha establecido que 150 minutos de actividad física aeróbica por semana son suficientes para mantener el riesgo de enfermedad cardiovascular bajo control. Entonces, con aproximadamente 30 minutos al día, puede reducir por completo sus niveles de LDL en sangre.

Una salida de media hora al día es suficiente todos los días, una caminata rápida, el reemplazo del automóvil con una bicicleta para cubrir distancias cortas, el uso de escaleras en lugar de un ascensor: todos los pequeños trucos que lo ayudarán para limitar las posibilidades de tener colesterol que daña el cuerpo.