Con estos remedios te olvidarás por completo del mal olor en las axilas

mujer axilas

El mal olor en las axilas es algo que a todos les puede pasar al menos en algún momento de la vida, pero que tratamos de evitar a toda costa por ser tan incómodo y desagradable. En la adolescencia es mucho más común, pero podría convertirse en algo permanente si no hacemos nada al respecto. Afortunadamente, en estos remedios puede estar la solución.

Por más apurado que estés, lávate siempre antes de cada cambio de ropa

Muchas veces pensamos que no hay problema si pasamos la ducha diaria por alto, sobre todo cuando estamos apurados, pero esto puede traer como consecuencia mal olor en nuestro cuerpo, y sobre todo en las axilas, porque en ellas se alojan bacterias provenientes de las glándulas sudoríparas.

Se trata de una zona que contiene vellos, y con la cual nuestro brazo hace fricción, lo que hace mucho más factible sudar en esta área, por lo tanto, si omitimos la ducha, nos estamos condenando a padecer de mal olor.

Cuando lo hagas, recuerda usar un jabón antibacterial que te ayudará a controlar el sudor durante el día. Además, hay otro tipo de lavados que también son muy recomendables y que no debemos pasar por alto, como el uso del limón, que al aplicarlo por la noche ayuda a eliminar los olores restantes de desodorante y a eliminar las toxinas del área de las axilas.

Usa el desodorante correcto

El desodorante puede ser como la pareja ideal de cualquier persona, si no es el correcto es mejor dejarlo ir hasta encontrar el indicado. Debe haber uno especial para ti, y con las características que necesitas según tu estilo de vida y tu tipo de piel. Busca el adecuado hasta que des con él, y no lo uses si antes no te has lavado.

Elimina los vellos por completo

A algunas personas les agrada conservar los vellos de sus axilas y a otras no. Todo depende de su cultura o estilo de vida, pero es bien sabido que cuando se tienen muchos vellos en esta área el sudor se adhiere en ellos provocando que sea mucho más difícil eliminar el mal olor y la sensación desagradable de humedad permanente debajo del brazo.

Así que, si no quieres que esto suceda, mejor elimina los vellos de tus axilas para mantenerlas frescas y limpias, así lograrás que el incómodo problema del mal olor desaparezca totalmente. Tu propio cuerpo, y las personas que te rodean te lo agradecerán.