Resfriado: el frío no es la causa real

Resfriado: más que el frío, es mejor prestar atención a los lugares cerrados para prevenir el virus altamente contagioso.

Otoño e invierno, estaciones de enfermedades: la más molesta es sin duda el resfriado. ¿Cuál es la conexión con el frío? Es una pregunta sensata: porque el resfriado tiene un origen viral, y en teoría el resfriado no tiene nada que ver con ello. También podemos estar inmersos en la nieve, pero si no entramos en contacto con el virus, no corremos el riesgo de tener la nariz cerrada o fiebre. Seguramente tendremos frío, pero no resfriado, virológicamente hablando.

¿Cuál es el vínculo entre el resfriado y el frío?

Existen varios estudios: el resfriado es parte de las infecciones de las vías respiratorias superiores, y como todas las infecciones que involucran esta área, es cierto que tiene una correlación con el frío. Esto se debe a que la temperatura más baja disminuye la inmunidad. En particular, inhibe la actividad de las células de defensa y la motilidad de las pestañas del tracto respiratorio, aquellas estructuras que permiten la expulsión de las gotitas virales. En la práctica para el resfriado, es decir, para el rinovirus, la relación con el frío está ahí, pero no se puede decir que sea la causa directa. También es cierto que el virus del resfriado es el más altamente transmisible, y tiene la particularidad de morir a 41 ° y replicarse a 33 °. Sólo 33 ° es la temperatura del aire que hace su entrada en nuestra nariz, incluso cuando no hace frío. Y ahí es donde el virus se replica.

El frío puede contribuir….

El frío contribuye, pero también es cierto que el virus vive en interiores, y en invierno cambiamos el aire con menos frecuencia. El virus también está presente en verano, pero en la estación fría tenemos más contactos, utilizamos más transporte público, las aulas están atestadas, circula poco aire en las oficinas…. y donde hay gente dentro hay transmisión del virus.

Para evitar resfriarse

El problema es que el virus es altamente contagioso y que el principal medio de diseminación son las manos. Cada vez que le das la mano a alguien, o cuando tocas una manija, el virus puede infectarte. Es útil lavarse las manos con más frecuencia: es mejor lavarse las manos una vez más que ponerse una máscara. Y si es posible, evite los ambientes atestados donde la probabilidad de infección aumenta.

Pero una vez que se hayan resfriado…

No hay terapia para un individuo sano, a lo sumo algún medicamento para liberar la nariz y algún antiinflamatorio. Tienes que resignarte y esperar a que pase.