Restaurante alemán renuncia a la estrella Michelin: «el mundo ha cambiado, y nosotros también»

Después de nueve años con estrella, un restaurante alemán pide abandonar los radares de la Guía Michelin, con la esperanza de una mayor flexibilidad y libertad en estos tiempos de incertidumbre.

Las estrellas Michelín se implementan desde 1936 y son otorgadas por la compañía automotriz del mismo nombre, como una forma de calificar a los restaurantes de acuerdo con la calidad, creatividad y cuidado que tienen con los diferentes platos que sirven en sus establecimientos.

Pocos establecimientos y chefs han logrado destacarse con tales reconocimientos, los cuales luchan por mantenerlos, ya que los inspectores se mantienen en el anonimato. Ellos son expertos encargados de evaluar si la calidad, el dominio de la técnica, la personalidad y la consistencia de la comida es digna de este premio de excelencia.

Las estrellas Michelín es uno de los sistemas más importantes de calificación a nivel internacional que permite a los chefs compararse y competir entre sí. De la misma manera, es una referencia turística para recomendar lugares si estás ahí, si vale la pena conocerlo o desviarse y no ir.

La renuncia a la estrella del restaurante alemán

Después de nueve años como estrella, el restaurante alemán pide abandonar los radares de la Guía Michelín, con la esperanza de una mayor flexibilidad y libertad en estos tiempos inciertos.

El restaurante alemán se llama Zeit-Geist, y renuncia después de nueve años de su estrella. La razón, como lo explicó el propietario del Hotel Walksches Haus en Weingarten, que cobija al restaurante, es la necesidad de repensar la era de Covid-19. “El mundo ha cambiado, y nosotros también”, dijo Kristina Trautwein.

Debido a todo esto que estamos viviendo, la fórmula del chef Sebastián Syrbe y su equipo cambiará, quien evidentemente pudo conquistar el corazón de los críticos.

“Gracias y adiós Guía Michelín, ya no te necesitamos, las visitas de tus inspectores ya no son bienvenidas”. Dicen los miembros del restaurante. Entonces, ¿Qué significa exactamente renunciar a la estrella Michelín? Dicen ellos que “No es que uno deba evitar el paso de la crítica, pretender no ser incluido en una guía o algo parecido, simplemente que los comentarios deberían ser gratuitos”.

Lo que se puede hacer, en el mejor de los casos, es reducir los estándares para que ya no entren en el radar de los inspectores de la Guía Roja, pero esto no es lo que los restaurantes alemanes en cuestión parecen querer hacer. “No empeoraremos, seguiremos trabajando con pasión por la buena comida, la calidad permanece”, explicó el chef, diciendo que necesita más flexibilidad. De hecho, la carrera hacia las estrellas Michelín puede ser agotadora, como bien saben los chef, y las pautas que deben respetarse para mantener niveles tan altos son costosas y laboriosas.

Entonces, se abre un nuevo frente de la guía más famosa del mundo. Primero fue en Francia y ahora en Alemania. Quién sabe si en algún momento veremos un restaurante de Italia.