Belleza

Rostro y cuello: como mantener la piel flexible sin bisturí

¿Quién ha dicho que para devolver la firmeza a la piel flácida es necesario acudir a un cirujano plástico? Estos son los remedios alternativos para lucir un rostro y cuello joven sin la presencia de arrugas.

Con el paso del tiempo, los tejidos tienden a relajarse como consecuencia del proceso natural de envejecimiento. Afortunadamente, existen algunos métodos alternativos para devolver la firmeza a la piel del rostro y del cuello, sin tener que recurrir al bótox o al bisturí del cirujano plástico.

Un alimento que es bueno para la piel de la cara y el cuello es la papaya. Esta fruta es rica en vitamina E, que estimula la producción de colágeno, mejorando la elasticidad de la piel y reduciendo los signos del envejecimiento. También es un alimento rico en propiedades antiinflamatorias, por lo que es adecuado para tratar los principales trastornos de la piel, como el acné, los granos y los eczemas.

Igualmente eficaz es el aceite de oliva, que combate la acción de los radicales libres gracias a los antioxidantes de su composición. Para obtener los mejores resultados, se puede mezclar con zumo de limón, que purifica y sanea la piel desde el exterior, minimizando la apariencia de los poros.

Entre los remedios más eficaces para la cara y el cuello están los huevos blancos, que son fuentes naturales de proteínas y potasio, una mezcla que ayuda a combatir la flacidez de la piel, las arrugas y las líneas de expresión de la cara y el cuello. Asimismo, la miel nutre en profundidad la epidermis, dejándola suave, tonificada y sin manchas. En ambos casos es posible aprovechar las propiedades de estos dos alimentos haciendo una mascarilla para dejar en la cara y el cuello.

Otro aliado viene de la naturaleza: el aceite de rosa, fácilmente disponible en las herboristerías. Esta pomada es un tónico natural capaz de hidratar la piel y hacerla elástica desde las primeras aplicaciones. También tiene la ventaja de desprender una fragancia agradable para los sentidos y para su bienestar.

Por último, los hábitos alimentarios también desempeñan un papel fundamental. Por este motivo, es importante beber mucha agua a lo largo del día y seguir una dieta saludable basada en ingredientes antioxidantes como las uvas, el aguacate, las aceitunas, el kiwi, el limón y la fruta de la pasión, por nombrar sólo algunos.

Publicaciones relacionadas