Cocina, recetas y alimentos

¿Sabes por qué las verduras se ponen blandas en el refrigerador?

En este artículo encontrarás las respuesta a esta pregunta, junto con algunos consejos sobre cómo conservar mejor las verduras para evitar que se pongan blandas.

Algunas verduras crudas son un tentempié delicioso y saludable. Pero una de las cosas que las hace tan buenas es su carácter crujiente como la zanahoria y el apio. Pero, ¿qué pasa si tus verduras están blandas y arrugadas después de unos días en la nevera? ¿Cuál es la razón de que se ablanden? Y sobre todo, ¿siguen teniendo buen sabor?

En este artículo encontrarás las respuestas a estas preguntas, junto con algunos consejos sobre cómo conservar mejor las verduras para evitar que se pongan blandas.

¿Por qué las verduras se ponen blandas?

La razón por la que verduras como las zanahorias, el apio, la lechuga u otras se ablanden es el agua. Pero no una gran cantidad, como normalmente se podría imaginar. Si no todo lo contrario, las verduras se ablandan porque se deshidratan. Esto ocurre debido a que tienen un porcentaje muy alto de agua y cuando se dejan en el frigorífico demasiado tiempo pierden este componente, lo que las hace crujientes y duras.

¿Se pueden consumir?

Sí, las verduras blandas siguen siendo comestibles, pero sólo si no presentan moho u otros signos de deterioro excesivo. Como siempre, debes lavarlas bien antes de comerlas, y si no te gusta comerlas blandas, también puedes probar a rehidratarlas. ¿Cómo? sumerge las verduras, preferiblemente en trozos pequeños, en un cuenco de agua con unos cuantos cubitos de hielo para que se pongan a tono, o corta el tallo de una zanahoria o la base de un apio y sumérgelos en un vaso de agua.

Entonces ¿Cuál es la forma correcta de almacenar las verduras?

En general, siempre es mejor comer las verduras cuando están frescas y no demasiado maduras. Sin embargo, para evitar que se pongan rancias, puedes intentar almacenarlas mejor. En primer lugar, elige siempre el cajón específico del frigorífico (el inferior: ¡está hecho especialmente para las verduras!); y asegúrate de que esté siempre húmedo y no demasiado seco.

Publicaciones relacionadas