LifeStyle

Chris Penelope, el sacerdote sudafricano que cura a sus fieles usando sus flatulencias

Chris Penelope es el nombre de un reconocido sacerdote que dice que puede curar a las personas que asisten a su iglesia usando únicamente sus flatulencias. Si crees que esta historia suena un poco absurda, continúa leyendo y ponte al día, ya que sin duda dejará a más de uno con la boca abierta.

En primer lugar, te confirmamos que el sacerdote si libera sus gases en la cara de sus fieles, los cuales sin asustarse en absoluto se alinean para conocerlo y recibir su “bendición”.

Chris Penelope, es sacerdote en una gran iglesia de Sudáfrica, y, de hecho, esta peculiar forma de realizar el encuentro religioso es su arma secreta. Al parecer, el sacerdote está convencido de que tiene la misión de salvar a sus fieles, por lo que llegó a la conclusión de que la mejor forma para curarlos a todos es emitiendo flatulencias dirigidas directamente hacia sus rostros. Esto se ha vuelto tan popular que los seguidores de esta iglesia no se giran, sino que reciben la flatulencia con todo gusto.

El sacerdote hace parte de los Ministerios del Espíritu Santo SevenHold y suele practicar rituales en la aldea de Siyandani, en Giyani, Limpopo. La práctica de sus curiosos rituales es lo que lo ha vuelto tan famoso prácticamente en todo el mundo. Este hombre está convencido de que puede curar a sus seguidores dirigiendo flatulencias hacia sus caras. De esta manera, según dice, puede garantizarles mucha riqueza y éxito. Lo más curioso del caso no es esto (Por increíble que parezca) sino el testimonio de sus fieles seguidores.

En su iglesia, siempre hay fila para que el cura libere sus gases. Algunos incluso esperan meses para conocerlo y declaran que sus flatulencias no solo no apestan, sino que al parecer huelen al Espíritu Santo. Esto se ha popularizado a tal punto que actualmente se venden botellas llenas de las flatulencias del cura. Por supuesto, Chris Penelope no solo ha ganado seguidores y admiradores, también se ha ganado muchos «enemigos» por su práctica.

Aun así, pese a las críticas, el sacerdote no tiene intención de dejar de difundir sus creencias por medio de sus flatulencias y su base de fieles seguidores continúa aumentando a lo largo y ancho de todo el país.

Publicaciones relacionadas