Belleza

Dónde y cómo aplicar el perfume: 6 puntos para no fallar!

Conoce los determinados puntos en el cuerpo, llamados pulse points para aplicar el perfume.

¿Por qué es tan importante elegir dónde poner el perfume? Hay ciertos lugares del cuerpo donde la fragancia se aplica con mayor intensidad. Esto se debe a que el perfume debe aplicarse en las zonas pulsantes del cuerpo, es decir, donde la presión sanguínea es más alta. La piel de estas zonas irradia calor, lo que acentúa las notas olfativas contenidas en la fragancia pulverizada.

A continuación, te mostraremos dónde aplicar tu perfume para ayudarte a prolongar su duración en la piel y facilitar su difusión entre las fosas nasales de quienes te rodean.

El cuello.

Así como la nuca, el cuello es el punto en el que la mayoría de las personas tienden a aplicarse el perfume normalmente. Si tu objetivo es seducir, encantar o, simplemente destacar en donde vayas, debes saber que este es el mejor lugar para crear un “rastro”.

Las muñecas.

Esta también es una de las partes del cuerpo más usadas para aplicar una fragancia, pero hay que tener mucho cuidado. En realidad, una vez que se hayan suministrado las gotas del perfume, evita por completo frotarte las muñecas, debido a que acción genera que la piel se caliente en exceso y, por consiguiente, arruine el aroma reduciendo drásticamente su persistencia.

Los oídos.

¿Alguna vez te has puesto perfume en las yemas de los dedos y, luego lo has aplicado detrás de las orejas? Incluso si fuera de forma inconsciente, has atinado a otro punto “pulsante” de tu cuerpo que es perfecto para aplicar las fragancias. Sin embargo, hay que estar atentos, ya que para no arriesgarse a dañar el cabello con el alcohol presente en el perfume, es mejor optar por agua perfumada.

El ombligo.

Un lugar inesperado, ¿no? Si las fragancias funcionan mejor cuando se rocían en zonas huecas y cálidas, entonces entenderás por qué el ombligo es comparable a un verdadero difusor de esencias. Aquí, las notas de corazón y de fondo se liberan muy lentamente, lo que garantiza una persistencia de primera categoría.

Detrás de las rodillas.

En especial si se trata de las mujeres, cuando se esparce la fragancia en este lugar, se da vida a una estela fantástica. La zona de detrás de las rodillas está en constante movimiento, por lo que genera mucho calor, gracias al cual la fragancia irá subiendo desde abajo con el paso de las horas.

Entre los senos, o sobre el pecho.

En la Edad Media era muy común que las mujeres se perfumaran el espacio entre los senos, y los hombres el pecho. Si quieres seducir aquí el perfume está todo a tu favor: en los momentos de contacto más íntimo, la fragancia tiene un paso privilegiado hacia arriba, y por tanto hacia la nariz.

Ya sea que lo uses para conquistar o para afirmar tu personalidad, cada aroma debe, en cualquier caso, esparcirse moderadamente, especialmente cuando se trata de perfumes con un alto contenido de aceites esenciales. Por esta razón, se debe tener en cuenta que no está bien rociarse con mucha fragancia, puesto que con solo unas pocas gotas es suficiente para disfrutar completamente de un delicioso aroma. Por otra parte, también se recomienda esparcir el perfume al menos a unos 15 a 20 cm de tu cuerpo para distribuir correctamente las gotas vaporizadas por toda la zona deseada.

Síguenos en Google Noticias